Presidente de Chile en juicio político

El presidente Sebastián Piñera fue acusado el martes por la cámara baja del Congreso de Chile.

Con la resolución de la Cámara de los Comunes se inicia el trámite en el Senado de la nación sobre si Piñera debe ser depuesto porque favoreció la venta de una propiedad familiar durante su mandato.

La votación para aceptar la acusación recibió el mínimo de 78 votos requeridos en la Cámara de Diputados de 155 miembros y siguió a una sesión maratónica de 20 horas.

67 diputados votaron en contra de la “acusación constitucional”, incluidos varios miembros de la oposición. Otros se abstuvieron o se abstuvieron.

Como en Estados Unidos y muchas otras naciones, la acusación es seguida por un proceso del Senado y es poco probable que Piñera sea superado por la Cámara de los Lores de 43 miembros, donde la oposición solo tiene 24 de los 29 votos necesarios para derrocar a un presidente.

En una entrevista con Associated Press, el politólogo Marcelo Mella dice que no está claro si las acusaciones conducirán a la destitución del presidente Piñera.

“A diferencia de la cámara baja, la oposición en la cámara alta no tiene un equilibrio de poder tan favorable”.

Mella, sin embargo, admitió los elementos que llevaron a la oposición a aprobar este juicio político.

“Tiene todos los elementos para esta acusación: un bajo índice de aprobación para Piñera de casi el 10%, un presidente con un 10% de apoyo más la desaprobación que tiene en la opinión pública”.

Las deliberaciones del Senado sobre su destino se llevarán a cabo al calor de una campaña electoral para asegurarse de reemplazarlo.

La primera vuelta de las elecciones parlamentarias está programada para el 21 de noviembre y el mandato de Piñera finaliza el 11 de marzo.

Chile no permite la reelección del presidente por períodos consecutivos.

La acusación se deriva de la publicación de los llamados Pandora Papers, que revelaron los acuerdos financieros extraterritoriales de figuras prominentes de todo el mundo, incluido Piñera, una de las personas más ricas de Chile.

Los documentos filtrados revelaron que uno de los hijos de Piñera estaba utilizando compañías offshore en las Islas Vírgenes Británicas para vender el proyecto minero Dominga, que era propiedad de su familia.

El pago final por la venta de la mina en 2011 estaba pendiente de la negativa del gobierno de designar su ubicación en el centro norte de Chile como reserva natural.

El gobierno, que en ese momento estaba dirigido por Piñera, no lo hizo, a pesar de los llamamientos de los ambientalistas. Pero los gobiernos posteriores tampoco lo hicieron.

Cuando los investigadores investigaron el caso unos años después, Piñera dijo que no estaba involucrado en la gestión de los negocios y ni siquiera vio la conexión con Dominga.

La Presidencia concluyó el mes pasado que el primer mandato de Piñera como presidente no había comenzado de 2010 a 2014 cuando se acordó la venta, que fiscales y tribunales dictaminaron en 2017 que no se había cometido ningún delito y que Piñera no estaba involucrado en él. Todos los impuestos adeudados se pagaron en Chile.

Según el comunicado, las tenencias de Piñera ahora se mantienen en un fideicomiso ciego.

Sin embargo, la fiscalía ha anunciado que volverá a investigar el caso.

El ministro de la Presidencia, Juan José Ossa, calificó la acusación como “un espectáculo político, un espectáculo mediático. Es triste para la democracia”.

FOTO: AP

(Descargo de responsabilidad: esta historia se genera automáticamente a partir de un feed sindicado; solo la imagen y el título pueden haber sido revisados ​​por www.republicworld.com)

Nazario Ortega

"Pensador ávido. Friki de la comida. Adicto a los viajes. Explorador. Fanático de la cerveza. Emprendedor".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.