“Rompiendo los códigos” con Barbara Viciencio, científica de datos

Solo el 14% de los puestos de trabajo en el sector de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC) están ocupados por mujeres. Ante el desequilibrio que representa el mundo de la tecnología, el documental “Casser les Codes” de Safia Kessas se propuso conocer mujeres que traspasan fronteras. Para este retrato final de una serie de mujeres que descubrirás en el documental, conoce a Barbara Viciencio, científica de datos.

Barbara Viciencio ha sido científica de datos durante casi dos años y medio en Gaming1, una empresa con sede en Lieja que se ocupa de los juegos de azar. Por razones de confidencialidad, no puede explicarnos su trabajo en detalle, pero define su papel como “Trabajar en el departamento tecnológico, lo que permite optimizar los distintos proyectos de la empresa.Incluso con la desarrolladora Hélène Ruelle, la tecnología no se ha popularizado tan naturalmente en su vida.

Un comienzo como oceanógrafo

Es de Chile y vino a España con su madre y tres hermanas en 2003. A los 18 años comenzó a estudiar oceanografía. “Mi madre se sacrificó. Tuvo una buena vida en Chile. Decidió mudarse a Europa para que todos podamos beneficiarnos de estudiar porque es demasiado caro en Chile.“, Ella dice.


►►► Aquí encontrarás todos los artículos de Grenades, el medio de RTBF que desempaqueta la actualidad desde un punto de vista feminista


Una oportunidad que no ha perdido desde que continuó: “Amaba tanto mis estudios que los terminé en cuatro años y medio en lugar de cinco“Una pasión que, lamentablemente, no pudo realizar después de completar su maestría cuando llegó a Bélgica en 2013.

Inicialmente, Computer y yo teníamos una relación especial. Eso no era lo mío en absoluto

Sumérjase en lo digital

Sin trabajo, empezó a trabajar como camarera en el HORECA de Lieja. Un trabajo que no pudo mantener cuando llegó su hijo Martín debido a los horarios complicados y escalonados en el negocio de los restaurantes. “Cuando miré la capacitación de Forem, vi que había una en el campo de la biotecnología. Como soy oceanógrafa, pensé que podría interesarme e ingenuamente me inscribí. No sabía a qué podría conducir eso. Aquí es donde aprendí a programar y no lo encontré tan complicado. Básicamente, no me hablaba, ni siquiera sabía que existía.“, Ella dice.


►►► Para recibir información de Grenades a través de nuestra newsletter, no dudes en registrarte Aquí.


Así que fue una coincidencia que se encontrara programando en el baño técnico en 2016. Durante su formación, descubrió que había una serie de puestos vacantes: “Tenía muchas ganas de salir del desempleo y tener un trabajo para poder tener una buena vida. No sabía qué había detrás. Lo descubrí mientras caminaba“.

La formación en el GIGA (Grupo Interdisciplinario de Genoprotéomía Aplicada) y Le Forem dura cuatro meses a tiempo completo y luego ofrece una pasantía de dos meses. “Cuando empecé a entrenar no puedo decir que lo disfruté. Quería seguir aprendiendo perseverando “.

“Al principio sufrí un poco porque el idioma era complicado, pero al aferrarme a él, lo fue. Durante la pasantía aprendí otro idioma: Python, un lenguaje de programación fácil de entender incluso para los que no son usuarios de computadoras. Hay que decir que la computadora y yo teníamos inicialmente una relación especial, eso no era lo mío en absoluto.“Ella sonríe.

Había pocas mujeres en este club y recibí muchos comentarios misóginos y fascistas de mi entrenador.

Hermano cultura

Al final de su pasantía, le ofrecieron un contrato permanente como analista de datos comerciales. Una experiencia que le resultó complicada. “Me mudé mucho por este trabajo. Había pocas mujeres en este club y recibí muchos comentarios misóginos y fascistas de mi entrenador. Todos se rieron de sus “bromas”. En una evaluación (que resultó ser buena) le dije mi descontento. Un mes después, utilizó la falta de flexibilidad, porque me negué a trabajar en Bruselas, porque tenía que mantener a mi hijo en Lieja, como excusa para despedirme.“, Enfatiza.

Su carrera también se ha visto obstaculizada por ser madre soltera. “Tuve que rechazar trabajos. Cuando es la semana con mi hijo, cuando no estoy en la escuela a las 6 p.m., cierra. Me hicieron esta pregunta en entrevistas y siempre fui sincero.“, Señala el científico de datos.


►►► Lea también: “Rompiendo los Códigos”: Rima Farhat y Nadia Aimé, expertas en la nube


Un trabajo accesible para todos

Afortunadamente, el problema no surge en su negocio hoy. Una situación que le permite beneficiarse plenamente de su trabajo. “Me encanta escribir código, ¡pero odio depurarlo! Me gusta empezar de cero y crear la estructura, eso me gusta mucho.“, Aclara Barbara. Ella también anima a todos a despegar: “Tenía miedo, no me sentía legítimo, pero somos tanto como los chicos. Me gusta este trabajo porque me dio calidad de vida. Cualquiera lo puede hacer“.

Ella lo ama tanto que aconseja a todos los que conoce que aprendan a programar. “Cualquiera puede tener un trabajo, incluso sin título universitario“Has terminado.

Se puede descubrir el documental “Casser les Codes” de Safia Kessas Vista previa en Kinograph el 7 de diciembre, así como también 8 de diciembre a las 23 h en portada.

Si desea ponerse en contacto con el equipo de Grenades, envíe un correo electrónico a lesgrenades@rtbf.be

Les Grenades-RTBF es un proyecto apoyado por la Federación Valonia-Bruselas que ofrece contenido de actualidad desde una perspectiva de género y feminista. El proyecto tiene como objetivo hacer que las mujeres que están subrepresentadas en los medios de comunicación sean más escuchadas.

Nazario Ortega

"Pensador ávido. Friki de la comida. Adicto a los viajes. Explorador. Fanático de la cerveza. Emprendedor".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.