Sindicatos en Chile citan pedidos de ayuda de emergencia como picaduras de pandemia | Mensajes de protesta

Los sindicatos están pidiendo ayuda de emergencia y salarios más altos, ya que la pandemia no deja a la gente para comer.

Más de 20 representantes de los principales sindicatos de Chile intentaron convencer a las fuerzas especiales policiales para que entregaran una carta al presidente Sebastián Piñera.

Barbara Figueroa, presidenta de la CUT (Confederación Unitaria de Trabajadores) encabezó la delegación hasta el Palacio Presidencial en Moneda, donde le dijeron que solo a ella se le permitía ingresar al edificio.

“Vamos todos o ninguno”, dijo Figueroa. “Todos representamos a nuestros sindicatos, incluidos maestros, trabajadores del metro, supermercados Walmart, maestros y trabajadores de la salud. Necesitamos que el presidente acepte nuestra petición “.

Mientras hablaba, la policía de repente comenzó a arrestar a una docena de líderes sindicales y a llevarlos en camionetas a la estación de policía más cercana, quienes fueron acusados ​​de alterar el orden público en tiempos de pandemia.

Fue un mal comienzo para una huelga nacional convocada por la CUT, que representa casi el 9 por ciento de la fuerza laboral. A ellos se unieron 35.000 funcionarios, incluida la televisión estatal y CODELCO, la principal empresa minera de Chile. Chile es el mayor productor y exportador de cobre del mundo.

Durante la huelga nacional del viernes convocada por el Sindicato Central de Trabajadores, la policía arrestó a líderes sindicales y manifestantes frente al palacio presidencial. [Pablo Sanhueza/Reuters]

La carta que finalmente entregó Figueroa con los que no habían sido detenidos esboza tres demandas centrales.

“Advertimos al gobierno que no los ignore: primero, un pago médico de emergencia de 500.000 pesos (US $ 700) para todos los desempleados; un salario mínimo por encima de la línea de pobreza y congelación de los precios de los alimentos ”, dijo Figueroa.

Durante su discurso, la presidenta Piñera se reunió con líderes de ambas cámaras del Congreso para discutir un nuevo paquete de emergencia para los chilenos.

La gente pelea

Las cocinas de abarrotes se han extendido rápidamente por todo el país desde que comenzó la pandemia. El desempleo ha aumentado a poco menos del 11 por ciento. Pero hasta ahora la ayuda económica del gobierno ha demostrado ser inadecuada y de difícil acceso debido a la excesiva burocracia.

“Recibo menos de mil pesos (142) de mi pensión. No puedo pagar el alquiler y la electricidad, el gas o el agua con él, así que no pago mis facturas ni como bien. Y no he recibido ni un centavo del gobierno desde que comenzó la pandemia ”, dijo Rosa Díaz, una jubilada de 78 años que apoya el paro.

Con la gran mayoría del país aún bajo sentencias de prisión obligatorias, el impacto de la huelga fue mayormente simbólico. Aun así, hubo pequeñas marchas y protestas en todo el país durante todo el día. Y parece haber presionado al presidente para que reconsidere los pedidos de ayuda urgente.

“Aplaudimos la decisión del gobierno de reunirse finalmente con los líderes del Congreso. Siempre hemos dicho que el apoyo del gobierno debe aplicarse a todos, no solo a unos pocos. El paquete de ayuda económica debe ser lo suficientemente sólido como para brindar seguridad económica, sanitaria y social para que las personas detenidas puedan quedarse en casa y podamos superar esta pandemia ”, dijo el vicepresidente de centro izquierda del PPD, Raúl Soto.

Un hombre pasa junto a carteles que decían “Salud digna” y “Exigimos” durante una manifestación para pedir ayuda de emergencia y mejores salarios y condiciones laborales por parte del Sindicato Central de Trabajadores de Chile. [Rodrigo Garrido/Reuters]

Para pagar más ayudas, la oposición ha propuesto una ley fiscal para los llamados “superricos”. Aumentaría los impuestos solo un 2,5 por ciento una vez para aproximadamente 1.500 chilenos extremadamente ricos. Pero, como era de esperar, hubo resistencia de la poderosa economía del país.

El líder sindical más destacado de Chile cree que las cosas podrían empeorar.

“Sí, ahora tenemos dificultades económicas con familias que no tienen nada para comer. Pero después, cuando llegue el momento de reactivar la economía, cuando un gran número de personas estén desesperadas por trabajar, será un caldo de cultivo para empleadores abusivos ”, advirtió Figueroa.

“Querrán ofrecer salarios y condiciones laborales aún peores. Así que tenemos que actuar ahora “.

Nazario Ortega

"Pensador ávido. Friki de la comida. Adicto a los viajes. Explorador. Fanático de la cerveza. Emprendedor".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *