Yann Yvin, el chef francés, regresa con Masterchef Chili

Luego de varios años de alienación, Yann Yvin regresa al Canal 13 para la nueva temporada de Masterchef Celebrity en Chile. El primer episodio del programa se emitió anoche, domingo 25 de julio. La oportunidad de lepetitjournal.com Santiago de preguntarle al chef francés sobre este regreso a sus raíces y sus actividades en la región andina.

“Estoy volviendo a casa”. Con estas palabras Yann Yvin explica su regreso al programa Masterchef. Tras cuatro exitosas temporadas entre 2014 y 2017, el chef francés abandonó el célebre programa para adquirir nuevas experiencias en otros canales. El ex cocinero del lysée dice que regresa al Canal 13 con más retrospectiva y una personalidad diferente al “verdugo” que el público chileno le prestó felizmente.

¿Por qué decidiste rodar esta nueva temporada de Masterchef en Chile?

A principios de año me pregunté: ¿Por qué fue tan atractiva mi experiencia como jurado de Master Chef entre 2014 y 2017? A principios de 2021, estaba en un canal diferente con otro programa y tenía muchas opciones para elegir qué dirección tomar en mi carrera. Para mí, Masterchef fue mi primer programa de televisión que lo inició todo. Creo que la pandemia me hizo encontrarme con las primeras sensaciones que tuve en la televisión chilena. Es un regreso a casa. Canal 13 es una televisión familiar. Vuelvo al programa con nuevas sensaciones. Siendo un nuevo Yann. Me conocían mucho en mis comentarios sobre temporadas anteriores. Ahora vengo con una mirada más retrospectiva, con una nueva filosofía de vida, con la necesidad de enseñar. Quiero volver al programa por otra nota. Ya no se basa en la censura, sino en el tipo de enseñanza. La televisión chilena también ha cambiado hoy. Ya no es el mismo lenguaje, ya no es el mismo reflejo. Es interesante continuar el programa, pero no apuntar en la misma dirección.

¿Encuentra inspiración en lo que hace en Masterchef? ¿Aprende tanto de los solicitantes como ellos de usted?

La mezcla de culturas es fundamental en la gastronomía. Lo más importante en la cocina es compartir. Nunca dejas de aprender de los demás. Todo el mundo tiene su pasado, sus preferencias, un trasfondo. Y todos le dan un propósito a su cocina. Cada candidato probará combinaciones que, dada mi rígida cultura francesa, nunca me habría atrevido.

Tu trabajo en Chile va mucho más allá como jefe de maestro. ¿Qué te hizo decidirte a luchar contra la “comida chatarra”?

A medida que envejecemos, llegamos a un punto en el que queremos dar más de lo que recibimos. Chile es el primer país del mundo en calificar la obesidad infantil. Para combatir esto, intervengo en escuelas, colegios y escuelas secundarias, porque para interesar a los más pequeños hay que acercarse lo más posible a ellos. Doy seminarios, enseño con los profesores. Y luego vuelvo para ver lo que se hizo durante la semana, corregir y finalmente seguir durante varios meses para tener un ojo un poco más activo. Los pequeños pueden comprender mejor el problema y enseñárselo a sus padres por sí mismos. Existe una necesidad real de acercar la cocina a los niños. No están acostumbrados, pero a veces tienen que descubrirlo simplemente tocando la comida: ¡la mayoría no sabe de qué color es una berenjena! También intervengo en “poblaciones” con comunidades, mujeres. Explico qué son los alimentos: alimentos de origen animal o vegetal o los que se producen industrialmente. Estoy tratando de enseñarles esta columna de agua esencial. Mi segundo pasatiempo es el azúcar. Es el único alimento que el cuerpo no necesita, ya que cualquier alimento que se absorbe naturalmente se convierte en azúcar en el cuerpo. Por tanto, no se necesita azúcar añadido.

Me siento mucho más útil aquí de lo que podría serlo en Francia.

Dicen que la pandemia influyó en su regreso a Masterchef. ¿Ha afectado también su visión de la cocina?

Digamos que confirmó mi idea. Durante oraciones consecutivas, encontramos que la cena familiar, la mesa, era una parte importante de la vida cotidiana. La gente ha comenzado a cocinar de nuevo, horneando pasteles con sus hijos, reconectándose con los ingredientes. Es todo el lado social de la gastronomía lo que hemos redescubierto. La pandemia ha actualizado los horarios de las comidas familiares. Especialmente en Chile, donde los niños estaban más acostumbrados a comer frente a sus pantallas en sus habitaciones.

En su última entrevista en nuestro periódico en 2015, dijo que quería destacar los productos chilenos locales. ¿Fueron estos productores afectados por la epidemia?

No, la pandemia no afectó tanto a los productores locales. La reconexión de las personas con la cocina ha permitido a estos fabricantes retener o incluso ampliar su base de clientes. Utilizaron la explosión de las redes sociales para comunicarse. Sin embargo, la pandemia ha afectado aún más a los propietarios de restaurantes. Es un sector que se ha extinguido. Sobre todo en Chile, que acaba de surgir del movimiento social y donde comerciantes y restauradores se ven gravemente afectados, sobre todo en el centro de Santiago. Y luego vino la pandemia. Les resulta difícil pagar las rentas, tener condiciones favorables de los bancos o obtener ayuda del estado. Pero Chile tiene la fuerza, la resistencia, para resistir todos los desastres. Confío en que los propietarios de restaurantes encuentren soluciones a este agujero financiero, como la entrega a domicilio. Para sobrevivir hay que seguir reinventándose y los chilenos lo hacen bien.

Si caminas por Santiago notarás muchos restaurantes peruanos, venezolanos e italianos, pero muy pocos chilenos. ¿Chile tiene su propia cocina?

Los chilenos no tienen una gastronomía muy distintiva. Con nuestro primer maestro de cocina, que realizamos hace 7 años, fue la primera vez que realmente hablamos de la gastronomía chilena con un “poroto granado” o “congrio frito”. Comienza una confirmación de los tribunales chilenos. Entiendo que como extranjero es muy difícil encontrar un restaurante chileno. Pero para eso tenemos que dejar Santiago más. En la región del Biobío, por ejemplo. La forma en que los chilenos ven su cocina ha cambiado en los últimos años y creo que pertenezco a una generación de chefs a los que les fascina nuevamente la cocina local.

¿Cuáles son sus planes para el resto de 2021?

Continuaré mi lucha contra la obesidad en Colombia. Intentaré concienciar a los colombianos de este flagelo y mostrarles lo que significa comer bien. Los franceses también estarán encantados de saber que iniciaré un programa sobre la Ruta del Queso en Chile. El rodaje comenzará en septiembre y viajaré por el país para encontrarme con pequeños productores de queso que están haciendo muy buenas cosas.

¿Existe la posibilidad de que algún día te vea en la televisión francesa?

Realmente disfruto viendo la televisión. Pero también me ayuda a comunicarme para que el público en general me descubra. Hacer llegar su mensaje es mucho más fácil cuando la gente lo conoce. Y en ese sentido, mi presencia en la televisión chilena me permite luchar contra la comida chatarra. América del Sur es el primer continente afectado por la obesidad. Y me siento mucho más útil aquí de lo que podría serlo en Francia.

Nazario Ortega

"Pensador ávido. Friki de la comida. Adicto a los viajes. Explorador. Fanático de la cerveza. Emprendedor".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.