Haitianos y venezolanos cruzan la frontera entre Chile y Perú – internacional


En un desierto bordeando el Pacífico, una patrulla nocturna en la frontera chileno-peruana choca con dos flujos migratorios que sacuden a Latinoamérica: los haitianos que han regresado y abandonado su viaje a Estados Unidos y los venezolanos que piden entrar a Chile.

La frustración de los haitianos que regresan a Chile contrasta con la ilusión de que los venezolanos están tratando de tomar un autobús que los llevará 2.000 kilómetros al sur hasta la capital chilena.

“Tenemos nuestra casa y nuestro hijo chileno, volveré para tomar mi trabajo”, dice el joven Isaiah, un haitiano. Él y su esposa acaban de bajar de la camioneta de Carabineros de Chile en el complejo fronterizo de Chacalluta con un bebé durmiendo en sus brazos. Se sorprendieron cuando ingresaron a territorio chileno a pie por un pasaje no autorizado cerca de la playa.

La policía fronteriza chilena está observando un cambio en los flujos migratorios de haitianos: en los últimos meses, grupos de hasta 50 personas se han encontrado saliendo del país, dijo el mayor de AFP Patricio Aguayo, jefe del distrito 4 de Chacalluta. “Pero esos intentos de salida se han detenido y ahora hemos visto a ciudadanos haitianos regresar a Santiago en avión”.

“Asumimos que esto tiene que ver con el hecho de que los están trayendo de Estados Unidos y que muchos están bloqueados en Colombia”, agregó el capitán Giovanni Tamburrino.

Preocupados y tristes, los haitianos pasan horas en el aeropuerto o en la estación de autobuses de Arica buscando pasajes a varios destinos del centro y sur de Chile. Los venezolanos llegan al país llenos de optimismo.

La venezolana Diathnys P., una enfermera de 38 años, acaba de ser sorprendida por una patrulla con seis compatriotas cerca, donde un vehículo de la policía peruana detuvo a siete más. “Siempre quise emigrar a Chile para tener una mejor calidad de vida”, dijo AFP, temblando de frío.

Como muchos venezolanos en la frontera con Chile, Diathnys acaba de pasar tres años en Perú, pero “después de que Pedro Castillo ganó la presidencia, los precios de los alimentos han subido, muchas cosas se han ido de las manos y prácticamente no quiero vivir más en ella”. . “que yo vivía en Venezuela”, dice la enfermera, que está ansiosa por acudir a su hermana en Santiago.

– Sin visa y sin trabajo –

Un funcionario del aeropuerto confirmó que hace seis meses llegaron a Arica vuelos que transportaban haitianos que salían de Chile, pero que “han regresado más desde la semana pasada”. “Vinimos a África de vacaciones”, “tengo familia aquí”, dijeron 20 hombres y mujeres haitianos entrevistados por AFP. Todos se negaron a ser filmados o grabados.

Javiera Cerda, jefa del Servicio Jesuta Migrantes (SJM) en Arica, confirmó que muchos haitianos se habían ido a Perú en agosto.

Si bien cruzar la frontera por África es más fácil que cruzar los Andes, existe un complejo fronterizo que funciona en coordinación con la parte peruana y una zona que históricamente ha sido custodiada por el ejército.

“No me voy de Chile, pero es muy difícil. Teníamos trabajo y estaba bien hasta que no extendieron mi visa por cuatro años en Brasil, Villa Alemana (centro), donde ganaba casi mil dólares al mes.

Los haitianos y venezolanos se ven afectados por el retraso en la regularización de extranjeros en Chile, pero también cónyuges extranjeros de chilenos o empresarios europeos con visas caducadas que, por ejemplo, no pueden hacer banca.

Luego de la devastación de Haití por el terremoto de 2010, Chile recibió a 200.000 haitianos en un momento en que fue reconocido como el país más rico de América Latina. En 2018, el actual gobierno de Sebastin Piera introdujo una visa de turista en Puerto Príncipe, que impidió la llegada de inmigrantes de Haití.

Los haitianos intentaron salir de Chile en busca de un futuro mejor y ahora regresan con pocas esperanzas. “Trabajar sin papeles es muy malo y es un país muy caro”, explica Bethany, de 26 años, quien asegura haber viajado a Arica para visitar a unos amigos.

Nazario Ortega

"Pensador ávido. Friki de la comida. Adicto a los viajes. Explorador. Fanático de la cerveza. Emprendedor".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.