La deslumbrante trayectoria de Gabriel Boric, el nuevo presidente de Chile

Publicado en:

Con su victoria en las elecciones presidenciales en Chile el domingo, Gabriel Boric no solo provocó revuelo político con sus convicciones de izquierda. También logró presentarse con solo 35 años y sentarse al borde de los gobernantes tradicionales.

“La esperanza vence al miedo, gracias”. Gabriel Boric reaccionó el domingo 19 de octubre en Twitter a su victoria en las elecciones presidenciales chilenas. El representante de la coalición progresista Apruebo Dignidad ganó en la segunda vuelta con el 55,86% de los votos, 11 puntos por delante de su rival José Antonio Kast.

El candidato de extrema derecha ganó la primera vuelta por dos puntos el 21 de noviembre y parecía listo para entusiasmar a la presidencia del país con su segunda campaña presidencial. Pero Gabriel Boric logró movilizarse y juntarse en las cuatro semanas de las rondas intermedias. Nunca, desde el retorno a la democracia en Chile en 1990, un candidato ha logrado quedar segundo en la primera votación.

A los 35 años, la edad mínima para postularse para un cargo, no se esperaba que el exlíder de un movimiento estudiantil en 2011 llegara al sprint final hace unos meses. Había causado una sorpresa en julio pasado al ganar el código de área de la izquierda. Con solo dos mandatos como diputado, se convirtió en el líder de la coalición Apruebo Dignidad, que nació en la continuidad de la revuelta social que sacudió al país a fines de 2019.

Luego de dos meses, esta movilización masiva, que estuvo marcada por numerosas violencias policiales, había obligado al presidente Sebastián Piñera a aceptar la idea de un referéndum para preguntarle al pueblo chileno si quería una nueva constitución, heredando la dictadura de Augusto Pinochet. . La respuesta fue un gran “sí” y las elecciones permitieron la formación de una asamblea constituyente que actualmente trabaja en el nuevo texto.

La “tumba del neoliberalismo”

Gabriel Boric será garante y defensor de este proceso constitucional, que ha apoyado con todas sus fuerzas. Quiere que el país finalmente se deshaga de los restos políticos de la dictadura y experimente cambios económicos y sociales. Entonces quiere un país más justo que actualmente es el más desigual de la OCDE.

“Habrá más derechos sociales, pero lo haremos sin dejar de estar sujetos a impuestos”, dijo Sunday Boric a una multitud de decenas de miles que habían venido a escucharlo después de su gran victoria.

Boric triunfó con un proyecto de estado de bienestar, un cambio de tamaño en lo que se considera el laboratorio del liberalismo en América Latina. “Si Chile fue la cuna del neoliberalismo en América Latina, también será su tumba”, declaró cuando se postuló para el cargo.

Tomando posesión del cargo el 11 de marzo de 2022, el objetivo es en particular reformar el sistema de pensiones existente sobre la base de un sistema de capitalización individual, en el que los fondos de pensiones obtienen enormes beneficios. Pero sabe que dada la desaceleración económica del país y la elección de un parlamento que no está del todo de su lado el 21 de noviembre, la tarea no será fácil.

Un diputado de la Patagonia

Las próximas discusiones presupuestarias deberían permitirle a Gabriel Boric continuar una lucha social que comenzó hace diez años. En 2011, poco después de comenzar sus estudios universitarios en Santiago, asumió la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH) y acompañó a un nutrido movimiento estudiantil que pedía una reforma del sistema educativo mayoritariamente privado.

Boric acababa de ingresar a la capital chilena. Proviene originalmente del extremo sur de Chile, de Punta Arenas, una de las ciudades más australes del mundo, considerada la puerta de entrada a la Antártida, a orillas de las gélidas aguas del Estrecho de Magallanes.

En 2013, utilizó la casa familiar como centro de campaña electoral para su primera campaña legislativa, reuniendo a amigos y voluntarios, y al año siguiente ganó el escaño de diputado de la región de Magallanes, postulándose como candidato independiente. Cuatro años más tarde se le otorgó un nuevo mandato adjunto.

Gabriel Boric tuvo un gran amor por los libros desde muy joven y también hizo un vínculo muy fuerte con sus raíces en Punta Arenas, la ciudad que se fundó a principios del siglo XX.mi Siglo, saludó a sus antepasados ​​inmigrantes, croatas y catalanes.

“Me relaja leer mucho”, dijo AFP, el hombre con el brazo tatuado de un faro que ilumina una isla desierta, que vive en una relación con un politólogo sin hijos. “Vengo del sur de la Patagonia, donde comienza el mundo, donde confluyen todas las historias y la fantasía, en el Estrecho de Magallanes, que ha inspirado tantas bellas novelas”. La descripción de su ascenso político también debería inspirar a algunos autores.

Con AFP

Rockie Steve

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *