Las mujeres obtienen la mayor cantidad de votos en Chile, pero la ley les obliga a ceder escaños

En las elecciones a la asamblea constituyente chilena, las candidatas fueron la mayoría de los votos, pero la ley de igualdad de género, creada para evitar la supremacía masculina, las obligó a ceder escaños a los hombres, según el servicio electoral chileno.

Por primera vez en la historia, hombres y mujeres de todo el mundo están redactando una constitución por igual. Cuando se esperaba que las mujeres se beneficiaran de la iniciativa, el resultado fue sorprendente: 11 mujeres tuvieron que ceder sus lugares a los hombres y cinco candidatos tuvieron que ceder sus lugares a las mujeres. Al final, de los 155 votantes, serán 78 hombres y 77 mujeres.

El mecanismo de “corrección de resultados por género” de las elecciones del domingo (16) benefició en última instancia a los hombres, aunque su espíritu, aunque orientado a la igualdad, pretendía beneficiar a las mujeres en uno de los países más conservadores de América Latina.

“El movimiento feminista chileno es uno de los más relevantes de la región. La ola feminista ha engendrado una nueva generación de políticas de mujeres con gran interés en los votantes. Hoy las mujeres chilenas no necesitan medidas de género porque se manifestaron en las calles y en las urnas, que es la mayoría ”, dijo el politólogo Carlos Meléndez de la Universidad Chilena Diego Portales.

El sistema de paridad chileno funciona por circunscripción y predice que si la paridad entre hombres y mujeres no fuera algo natural, cualquier género que supere al otro en número de votos compensará la diferencia.

En algunos distritos los hombres cedieron, en otros fueron más las mujeres.

Un total de 699 mujeres y 674 hombres se postularon para la Asamblea Constituyente de Chile, que el próximo año redactará una nueva constitución que sustituirá a la de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

La constitución de 1980 se ve como un modelo de desigualdad social. Para hacer correcciones, la Ley de Igualdad de Oportunidades buscó que los hombres no formen mayoría en el nuevo pacto entre el estado y la población.

De los 155 votantes, 17 escaños estaban reservados para indígenas, que constituyen el 12,8% de la población chilena. Por primera vez una constitución reconocerá a los pueblos indígenas de Chile.

En este universo de 17 representantes, también, la ley de igualdad benefició a los hombres: de las once mujeres que cedieron su lugar a los hombres, cuatro eran indígenas.

La politóloga Marcela Ríos del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señala que la ley no benefició a los hombres a pesar de las correcciones por razón de género, porque el resultado es consecuencia del éxito del criterio de paridad.

“Sin el criterio de paridad, las mujeres no tendrían la mitad de las opciones de candidatura. Afirmar que sin la paridad hubiéramos permitido que votaran más mujeres es un supuesto porque sin el criterio, las mujeres no serían tantas candidatas ”, dice.

Además de los electores, los chilenos votaron el domingo en elecciones en las que no existía la regla de la paridad, concejales, alcaldes y gobernadores. En estos casos, solo el 39% de las mujeres candidatas fueron a concejales, el 23% a alcaldes y el 16% a gobernadores.

Los votantes chilenos no solo se sorprendieron con las mujeres. Los grandes ganadores de las elecciones constituyentes fueron candidatos independientes sin afiliación partidaria pero de izquierda, que obtuvieron 48 de los 155 escaños.

Los candidatos del partido de izquierda tenían un total de 53 escaños. Representantes indígenas, también de izquierda, con 17 escaños.

La derecha, aunque unida en la lista vamos chilena, obtuvo 37 escaños, lo que fue insuficiente para vetar o incluso influir en los resultados de la votación, asegurando así el fin de los últimos vestigios de la constitución neoliberal de Pinochet.

Nazario Ortega

"Pensador ávido. Friki de la comida. Adicto a los viajes. Explorador. Fanático de la cerveza. Emprendedor".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.