Sin Brasil, Argentina debe tener la presidencia de Celac. tomar el control

Argentina asumirá la presidencia rotatoria de Celac este viernes (7), con lo que China está interesada en un acuerdo amplio. El organismo del que Brasil se excluyó en 2020 no condena los regímenes internacionalmente cuestionados de Venezuela, Nicaragua y Cuba. Al acercarse a estos países, Argentina se distancia automáticamente de los EE. UU., Precisamente cuando necesita el apoyo de EE. UU. Para un acuerdo financiero con el FMI con más urgencia.

En su reunión en Buenos Aires, cancilleres y representantes de 32 de los 33 países (excluido Brasil) de la región se preparan para convertir a Argentina en líder de la Comunidad de Naciones Latinoamericanas y Caribeñas (CELAC) el próximo año en enero de 2023.

“El problema no es que Argentina esté asumiendo la presidencia de la CELAC. Lo trágico es que encabezará una organización con tres integrantes que viola los derechos humanos, la libertad y la democracia ”, dice el excanciller argentino Jorge Faurie (2017) a la RFI -2019).

La CELAC fue fundada en 2010 por iniciativa del entonces presidente venezolano Hugo Chávez con el argumento de que la Organización de Estados Americanos (OEA) es un área que corresponde a los intereses de Estados Unidos.

En América, la organización excluyó a Estados Unidos y Canadá, pero también a Cuba, país que quedó excluido de la OEA.

En 2010, Cuba era la única dictadura de la región. Once años después, Venezuela y Nicaragua, América Latina y el Caribe tienen tres regímenes que están siendo cuestionados y sancionados internacionalmente.

“La comunidad formada con estos países es una ilusión. Después de cada encuentro, el documento final nunca podrá mencionar la palabra ‘democracia’ ni lo que están sufriendo los pueblos cubano, venezolano y nicaragüense”, criticó Jorge Faurie.

equilibrio difícil

En una región polarizada entre visiones políticas y económicas completamente opuestas, Argentina quiere jugar un papel articulador dirigido al momento posterior a la pandemia.

En el ámbito político, quiere convertirse en una especie de vínculo en el diálogo entre los regímenes de Estados Unidos y Venezuela, Nicaragua mi Cuba.

“Esa es otra contradicción. Estados Unidos no necesita puentes para entablar un diálogo con estos países. Lo que realmente quieren Estados Unidos y la Unión Europea es que haya países en esta región que estén ayudando a restaurar la democracia. “En Venezuela, Nicaragua y Cuba”, explica el Embajador Faurie y concluye: “Pero la Argentina prefiere callar para conseguir los votos de estos países y esconder la realidad “

Acuerdos a cambio de votos

En Celac, todas las decisiones requieren consenso. Un voto en contra es suficiente para un callejón sin salida. En septiembre pasado todo estaba listo para que Argentina asumiera la presidencia del panel, pero cuando el gobierno del presidente Alberto Fernández cuestionó la detención de opositores políticos en Nicaragua, el régimen de Daniel Ortega retiró su apoyo a Argentina.

El compromiso de Argentina ahora es no cuestionar al régimen de Ortega. Argentina se abstendrá de condenar las violaciones de derechos humanos en Nicaragua, Venezuela y Cuba.

“Ya sea por razones financieras o políticas, está claro que Argentina ha prohibido las críticas a estos países”, dijo el politólogo Lucas Romero de Synopsis Consultores a RFI.

Pérdida de prestigio

Para liderar la región, incluidos los regímenes en cuestión, Argentina se ha comprometido con su bandera internacional más importante: la defensa de los derechos humanos.

Durante las últimas cuatro décadas desde que recuperó la democracia en 1983, Argentina ha sido un referente internacional en la materia. En la región, fue el primer país que puso fin a la dictadura y marcó el rumbo de sus vecinos. También ha mostrado el camino al llevar ante la justicia a cientos de ex represores del antiguo régimen militar.

“La postura actual de no condenar a los regímenes de Venezuela, Nicaragua y Cuba quita a Argentina de su rol de liderazgo en relación a la región de derechos humanos para instalar el tema del respeto a los derechos humanos. Eso ahora está completamente roto ”, explica el politólogo Sergio Berensztein a la RFI.

El presidente Alberto Fernández ha invocado el principio de no injerencia en terceros países para no condenar a los regímenes cubano, nicaragüense y venezolano, aunque los derechos humanos no se aplican a este principio.

Sin embargo, el argumento solo es válido si el país a cuestionar se gobierna desde la izquierda. Según analistas, cuando el gobierno es de derecha, como en Brasil, Chile, Uruguay y Colombia, Fernández no tiene dudas sobre la política interna.

“Está claro que el principio de no injerencia que regía las relaciones diplomáticas se ha diluido significativamente en los últimos tiempos. Alberto Fernández ha votado en todos los países excepto Venezuela, Cuba y Nicaragua. No va a donde va. Ninguno de ellos. ” compara a Lucas Romero.

Brasil autoexcluido

El 15 de enero de 2020, el gobierno de Jair Bolsonaro decidió, en interés de Estados Unidos, suspender la participación brasileña en Celac. El objetivo era vaciar el peso del foro, pero sobre todo la voz de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

El entonces Canciller Federal Ernesto Araújo criticó la “falta de resultados en la defensa de la democracia” por parte de la CELAC y llegó a la conclusión de que el foro se había convertido en “un escenario para regímenes no democráticos como el de Venezuela, Cuba, Nicaragua”. “.

Argentina aprovecha la ausencia de Brasil para liderar la comunidad, aunque Brasil representa la mitad de la región territorial y económicamente. “El país con mayor peso de la región actualmente no está en Celac”, enfatiza Jorge Faurie.

Al mismo tiempo, fuera de la CELAC, Brasil perdió la oportunidad de hablar a favor de los países que condenan los abusos a los derechos humanos en América Latina.

Acuerdo con China y el FMI

China quiere un acuerdo integral con Celac en las áreas de comercio, economía y finanzas. El entendimiento incluye líneas de crédito e inversiones en telecomunicaciones, lectura, tecnología. 5G.

Este enfoque preocupa a Estados Unidos. Argentina no solo encubriría los regímenes de Venezuela, Nicaragua y Cuba, también sería el eje del acercamiento con China.

“Este acercamiento con China está presente en los cálculos de Estados Unidos y en las negociaciones entre Argentina y el FMI. Estados Unidos siempre registra estos movimientos”, advierte Jorge Faurie.

Argentina necesita el apoyo de Estados Unidos para negociar un acuerdo financiero con el Fondo Monetario Internacional. Estados Unidos es el principal accionista del FMI. Sin el apoyo político de Washington, no puede haber acuerdo.

“Estos movimientos contradictorios en la política exterior argentina desorientan a los socios negociadores. No facilitan el acuerdo”, opina el diplomático.

Argentina necesita la garantía de Estados Unidos antes del 22 de marzo, cuando expira parte de su deuda con el FMI. Argentina no tiene dinero para realizar este pago.

“Argentina no puede buscar un acuerdo con el FMI y no puede continuar con esta política ambigua de apoyo a Nicaragua y Venezuela”, concluye Sergio Berensztein.

Nazario Ortega

"Pensador ávido. Friki de la comida. Adicto a los viajes. Explorador. Fanático de la cerveza. Emprendedor".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *