No habrá golpe de estado en Brasil si derroto a Jair Bolsonaro

Se dice que una visita reciente a Europa preparó el escenario para otros viajes al extranjero este año para repasar sus credenciales como estadista.

Los líderes europeos lo recibieron con los brazos abiertos a fines del año pasado. Emmanuel Macron, un fuerte crítico de Bolsonaro, lo recibió en el Palacio del Elíseo, un raro honor que indica su apoyo.

En el mismo viaje, Lula viajó a Italia, donde recibió una cálida bienvenida de los líderes días antes de que Bolsonaro llegara a la cumbre del G20, donde mostró una figura aislada, notablemente ausente de la foto de los líderes de la Fontana de Trevi. Se dice que Lula se está preparando para una visita al Reino Unido.

Lula le dijo a The Telegraph que usaría su política exterior para impulsar alianzas más fuertes entre los países latinoamericanos que podrían desafiar la ortodoxia estadounidense-china.

“Esta unión fortalecerá nuestra soberanía y nuestras posiciones en un mundo que no puede permanecer en medio de una nueva Guerra Fría entre Estados Unidos y China. Queremos un mundo multipolar donde haya más cooperación entre países y menos conflicto”, dijo.

Después de un año y medio de prisión, Lula fue absuelto por la Corte Suprema de Brasil de su candidatura presidencial por aceptar sobornos de empresas de ingeniería a cambio de contratos públicos.

Parte del escándalo giró en torno a un apartamento prometido a Lula por una empresa constructora a cambio de ayuda para negociar lucrativos contratos.

Los críticos y gran parte del electorado afirman que el Partido Laborista de Lula está plagado de corrupción y argumentan que su regreso podría dañar aún más la frágil democracia de Brasil. Su sucesora, Dilma Rousseff, fue acusada por su papel en un escándalo llamado Operación Carwash, una red masiva de sobornos y lavado de dinero que involucra a políticos que recibieron sobornos de compañías petroleras y una empresa de construcción, y que se extiende por al menos otros 11 países.

Lula le dijo a The Telegraph que fue víctima de “prejuicio” por las acusaciones que lo vinculan con el escándalo, que ahora se han retirado.

Dijo que no quería prejuzgar a Boris Johnson por acusaciones de corrupción en su apartamento número 10.

“Los partidos políticos son grupos que defienden ideas, que disputan elecciones. Si un miembro de este partido ha hecho algo mal, debe ser sancionado dentro de la ley, pero no se pueden confundir los errores de un individuo con una organización colectiva de miles o millones de personas, porque eso lleva a que se satanice la política”, expresó. dicho.

Y agregó: “La historia nos enseña, ya sea en Alemania en la década de 1930 o en Brasil en los últimos años: cuando se niega la política, siempre viene lo peor”.

Rockie Steve

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *