Poeta brasileño que luchó por la Amazonía muere a los 95 años

El poeta brasileño Thiago de Mello, conocido por su lucha en defensa del medio ambiente y la selva amazónica y que vivió exiliado en Portugal, falleció hoy a los 95 años en su residencia de la ciudad de Manaus.

La muerte del célebre autor de “Los estatutos del hombre” fue confirmada en cartas de condolencia publicadas en redes sociales por la editorial Global, que publicó sus obras, y por el gobernador del estado de Amazonas, Wilson Lima.

Mello, cuya obra ha sido traducida a más de 30 idiomas, tuvo vínculos con varias personalidades de países como Argentina, Chile, Portugal y Bolivia, donde vivió exiliado tras ser perseguido por la dictadura militar brasileña (1964-1985).

Uno de esos amigos fue el poeta chileno Pablo Neruda, para quien tradujo una de sus antologías al portugués, convirtiendo al brasileño en uno de los principales invitados a los actos organizados por el gobierno chileno para conmemorar los 100 años de la muerte de Neruda.

A pesar de haber vivido muchos años fuera de Brasil, incluso como diplomático, el poeta nunca olvidó la Amazonía, por lo que se instaló definitivamente en Manaus en las últimas décadas.

Su poema más famoso, El Estatuto del Hombre, un himno a la libertad ya la buena relación del hombre con la naturaleza, fue publicado en 1977, en los años más difíciles de una dictadura militar a la que se opuso.

“Es cierto que a veces la verdad vale la pena, a veces la vida vale la pena, y todos marcharemos de la mano por la verdadera vida”, reza uno de los versos.

lee también

Thiago de Mello, nombre literario de Amadeu Thiago de Mello, nació el 30 de marzo de 1926 en Porantim do Bom Socorro, una aldea del municipio amazónico de Barreirinha, pero su familia se mudó a Manaus en 1930, donde el poeta terminó su carrera universitaria.

En 1946 se instaló en Río de Janeiro cuando ingresó a la Escuela Nacional de Medicina, pero no terminó el curso, prefiriendo seguir la carrera literaria.

En 1947 se publicó su primer volumen de poesía, Coração da Terra.

En 1957 asumió como jefe del departamento cultural del municipio de Río de Janeiro, entre 1959 y 1960 fue agregado cultural en las embajadas de Brasil en Bolivia y Perú y entre 1961 y 1964 en la embajada de Brasil en Chile.

Tras el golpe militar, abandonó la carrera diplomática y regresó a Río de Janeiro, pero su labor crítica lo convirtió en blanco de persecuciones políticas y lo obligó a exiliarse.

Después del exilio, volvió a Manaus, de donde nunca salió y de donde se dedicó a una poesía enteramente dedicada a la protección del medio ambiente.

lee también

Nazario Ortega

"Pensador ávido. Friki de la comida. Adicto a los viajes. Explorador. Fanático de la cerveza. Emprendedor".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.