Latinoamérica se inclina de nuevo hacia la izquierda

Estudiosa de temas como liberdade de expressão, povos indígenas, alterações climáticas, migração e direitos humanos, a professora de Jornalismo e Direitos Humanos Paulina Acevedo participou ativamente do processo de elaboração popular da nova Constituição do Chile, que substituirá a deixada pelos militares.

Autora do livro Deslocamento Ambiental, Globalização e Mudanças Climáticas: Uma Visão de Direitos Humanos e Povos Indígenas (2014), ela foi uma das debatedoras da mesa “Justiça Socioambiental e Democracia na América Latina”, durante o Fórum Social das Resistências, organizada pela Frente Parlamentar Ambientalista da Bahia e o Fórum Popular da Natureza.

En esta conversación con Brasil de Fato RS, advierte sobre los nuevos esquemas de las multinacionales en América Latina, enfatiza la necesidad de una ley de medios para hacer la información más plural, veraz e incluyente y advierte sobre la imperiosa necesidad del gobierno de Gabriel Boric, con inauguración prevista para el próximo mes, mantener la conexión con las calles que le dieron la victoria.

Brasil de Fato RS – ¿Cómo ganó Gabriel Boric? Chile viene de varias movilizaciones, pero me gustaría que nos contaras un poco más sobre este proceso.

Paulina Acevedo – Desde octubre de 2019, Chile está en efervescencia. Lo cual no solo se expresa en las calles, sino también en procesos sociales en los territorios, en demandas ambientales, por mejores condiciones de vida, por seguridad social, por pensiones. Todas las luchas se unieron en esta revuelta social. Y exigiendo el canje de la Constitución de la dictadura, hecha para imponer el modelo neoliberal. Esto fue estudiado y documentado en el libro Shock Doctrine, de Naomi Klein, y en la película “La doctrina del shock” . Este es un “clic” de dignidad, un “clic” que dice que ya no queremos un sistema opresor. No es solo la política, de un “signo”, de un partido, de un gobierno. No, es la ciudadanía de los pueblos del Chile oprimido, de los que dicen basta. Y salen a las calles a manifestarse.

“Desde octubre de 2019, Chile vive una efervescencia. No solo se expresa en las calles, sino también en los procesos sociales en los territorios” / Foto: Susana Hidalgo

Es un momento histórico que propicia esta nueva Constitución y se están formando espacios para que también se pueda soñar con un nuevo gobierno. Y va tomando forma la idea de tener un gobierno que vaya más allá de los gobiernos de concertación, que es una agrupación de partidos opuestos a la dictadura, que manejaron la administración del poder en los últimos años, además de la derecha. Luego viene la candidatura de Boric. Eso no solo gana el apoyo de un número importante de personas, sino que impide la llegada de otro candidato que no solo es de derecha, sino asociado al fascismo en sus propuestas. Muy parecido a lo que tienes allá en Brasil con Bolsonaro. Fue más que un triunfo político, fue un triunfo histórico. Es el final de un proceso y el comienzo de otro. Un nuevo gobierno y con una nueva constitución. Es con una hoja en blanco que comenzamos a escribir.

 

El gobierno tiene que entender que tiene que gestionar con la ciudadanía

 

Los pueblos indígenas Mapuche, Aymara, Quechua, Atacameño, Colla y Diaguitase representan el 12,7% de la población chilena. / Al Mayadin

¿Y cómo fue participar en el proceso de construcción de la Asamblea Constituyente?

Facilité a los ciudadanos presentarse de forma independiente como candidatos y poder estar en una lista. La lista de mi distrito carecía de paridad de género. Y necesitaban una mujer para estar en la lista. Decidí postularme como candidato a pesar de que no era mi propósito. Creo profundamente que no sólo los abogados o los que han llevado a cabo la construcción de políticas públicas o el mundo de los partidos políticos podrían redactar la Constitución. Quería que fuera la gente común, siempre excluida del ejercicio del poder. Esta fue mi participación. Sirvió para que una persona de la lista del pueblo, de la que yo era miembro, ayudara a redactar la Constitución. Esto me llena de orgullo.

“Mi participación ayudó a una persona de la lista del pueblo, a la que me uní, a ayudar a redactar la Constitución” / Archivo personal

En Chile, la mayoría de los ministros son mujeres. ¿Cómo surgió este logro?

Todo el avance del gobierno es resultado de la presión ejercida desde este bajo. Eso es lo que siempre tenemos claro. La demanda de las mujeres por una mayor igualdad y paridad ha sido tan fuerte en los últimos años que ha logrado dos importantes logros: uno es la primera Constituyente integrada por igual por mujeres y hombres. Nunca antes en el mundo se había visto una experiencia así y fue una lucha que se dio hasta el último momento en el Parlamento para que se aprobara por paridad la convención constituyente. Otro era la oficina de Boric. El nuevo gobierno tendría que seguir eso que es una situación ya instalada. Todo ejercicio del poder debe tener una composición paritaria. Y los ministros, ya podemos hablar, de Boric, están en equilibrio. Es una oficina de pares. Es una cosa muy hermosa.

Fotos del Ministerio del año 1990, en Chile, y la actual, por Gabriel Boric / Reproducción Facebook

En una foto que circuló, la del primer despacho posdictadura del presidente Patricio Aylwin, son todos hombres. Todos vestidos con trajes, todos negros y con trajes muy oscuros. Pero las fotos ahora son de mujeres y hombres en paridad y las mujeres que son madres, dos de ellas con sus hijos. Es un cambio hermoso, colorido y lleno de esperanza. Tenemos una responsabilidad histórica porque sabemos que América Latina ha tenido un cambio de gobiernos progresistas a gobiernos fascistas o de derecha. Y esta situación puede seguir si no hacemos las cosas perfectas desde el principio. Y, para mí, esto implica que el gobierno entienda que tiene que gestionar el poder con los ciudadanos. Nunca más digas y hables en las calles sin nosotros. Si Boric no escucha este sentimiento en las calles, que su gobierno no puede estar sin nosotros, creo que será un fracaso. Un gobierno ciudadano, un gobierno progresista, un gobierno por el medio ambiente, pero sin pueblo, es solo la administración del poder. No es una revolución poderosa para lograr un cambio, una transformación que este país necesita urgentemente.

 

Hay que dejar claro que las fuerzas armadas y la policía dependen del poder ejecutivo

 

Pero ya estás teniendo reacciones, ¿verdad? La ministra de Defensa es nieta de Allende y ya hubo reacciones de los militares. ¿Cómo se está preparando usted, el gobierno, para las reacciones que vendrán, incluso del imperialismo estadounidense?

Cuando hablamos de lucha de clases, tenemos que entender a los militares, a las fuerzas armadas, a la policía, como clase. Tienen un sistema salarial diferente, un sistema de salud diferente, un desarrollo como clase. (El dictador Augusto) Pinochet firmó, días antes de dejar el gobierno, la Ley Orgánica de Carabineros de Chile, por ejemplo, dejándoles muchos privilegios. Entonces, de la misma manera que el fascismo aparece ante un posible gobierno progresista para defender sus privilegios, las Fuerzas Armadas también sienten el temor de que venga una transformación, que se acaben las desigualdades entre civiles y militares. No es posible que estemos pidiendo reformas previsionales y los militares sean intocables, con pensiones millonarias aún más por trabajar solo treinta años.

Es una señal de que están preocupados y eventualmente pueden actuar. Pero no tengo miedo de un golpe de su parte. Estamos en otro momento. También están sujetos al poder político para hacer un acuerdo como el que sucedió en 1970. Hay que decirlo claramente que las fuerzas armadas y la policía dependen del poder ejecutivo. Este es el sistema democrático. Tiene que subordinarse al Poder Ejecutivo y el Poder Ejecutivo tiene que subordinarse al mandato popular. Esto hará de Chile un país verdaderamente democrático y de progreso.

 

En este período, con nueva Constitución y nuevo gobierno, la disputa por la verdad será central

 

Hoy vivimos otro tipo de ataque del imperialismo, las llamadas guerras híbridas y el ataque a través de la comunicación, las redes sociales. Deberías seguir la situación aquí en Brasil, la elección de Bolsonaro, la elección de Trump, en fin, todo el tema de Steve Bannon (exjefe de estrategia de Donald Trump) y cómo se organiza la extrema derecha en el mundo. ¿Cómo repercute esto en Chile? ¿Existe un plan nacional de comunicación, un proyecto para abordar este tema?

Muy buena pregunta. No teníamos experiencia con lo que se llama noticias falsas, noticias falsas con fines políticos. No formaba parte de las estrategias de los candidatos de los partidos de una u otra posición. Pero ahora, en la convención constitucional y también en las elecciones presidenciales, comenzaron a aparecer muchas noticias falsas. Crudo, por ejemplo, informando que, en el sur de Chile, donde está el problema histórico del Estado con el pueblo mapuche (indígena), que la presidenta de la convención y otros congresistas habían bebido vino y que ella se habría nadado desnuda en la piscina. Un absurdo y una mentira.

Boric también es blanco de noticias falsas. Quién inventó los certificados médicos. Inventaron muchas cosas para que yo no pudiera llegar a la presidencia. También vemos algo que usted experimentó en las elecciones. Se llaman robots, pero aquí puedes ver que no son solo acciones automatizadas y que también hay personas detrás de los movimientos de ciertas cuentas en las redes sociales. Es algo nuevo para nosotros. Boric tendrá que prestar mucha atención.

Gabriel Boric contó con el apoyo de movimientos de izquierda que iniciaron un proceso constituyente para convertirse en el próximo presidente de Chile / Foto: Martin Bernetti / AFP

La Universidad Católica de Valparaíso está analizando y develando estas estrategias. La convención constituyente pidió ayuda para que este grupo de profesionales hiciera un análisis del proceso constituyente. Es necesario entender que el proceso termina con un plebiscito. Es el pueblo quien dirá “Sí” o “No” a la nueva Constitución propuesta. Y hay mucha gente que apoya la continuación de los privilegios de un modelo económico, interesada en la ausencia de una nueva constitución. Que la Constitución de Chile siga siendo la de la dictadura. Es algo que seguiremos monitoreando.

Soy parte de la red de MC (medios) de los pueblos y junto con otros medios comunitarios y populares proponemos una norma en la convención constituyente para establecer el derecho a la comunicación, a la que nombramos Luis ‘Polo’ Lillo, histórico y gran luchador de la comunicación. , quien lamentablemente falleció hace poco más de un mes. El derecho de comunicación no es sólo el ejercicio, sino el derecho de las personas a recibir información veraz que otros medios no divulgan. En este nuevo período, de nueva Constitución y nuevo gobierno, la disputa por la verdad será central. Si permitimos el ingreso de estos dispositivos (difusores de noticias falsas), será un proceso sucio. Tenemos que evitar todo lo que perjudique la frágil democracia chilena que estamos comenzando a construir con un nuevo escenario. Esto no se puede permitir.

 

Boric se equivocó al decir que no era partidario de una ley de comunicación

 

La campaña anticomunista es parte de este modo operativo de extrema derecha. Algunos sectores de izquierda aquí en Brasil consideraron complicada, por ejemplo, la crítica de Boric a los gobiernos de Cuba y Venezuela, en este momento que estamos viviendo. ¿Cómo lo ves?

Esto, entiendo, es parte de la inoculación. No sé si se entiende esta palabra. Es como se inyecta el miedo al comunismo en el pueblo. En Chile se hablaba de eso en los años 70, cuando se tramaba un golpe de Estado (contra el gobierno electo de Salvador Allende). Hoy la gente dice que los mapuche son terroristas, el enemigo interno, como dicen. Esta es una construcción cultural y social que tenemos que cambiar. Una satanización de lo que es el comunismo y el ejemplo que se utiliza para mantener el miedo son Venezuela y Cuba. Aquí decimos “Chinezuela”. Cuando ves que hay un avance más a la izquierda, es “Chinezuela”. Esto es infundado, pero hay toda una amplificación de este estereotipo de medios tradicionales que pertenecen a las principales familias. (Presidente Sebastián) Piñera compró un canal de televisión. También el empresario Andrónico Lucksic,

Es un error que cometió Boric. Porque, para mí, es un error no sentir la fuerza de los ciudadanos y no tener miedo de decir que, si hubo errores en los procesos políticos de Cuba y Venezuela, son demasiado diferentes para decir que estamos ante dictaduras. . Chile conoce dictaduras y crímenes sistemáticos por parte de agentes estatales. Tú sabes de la desaparición forzada, del encarcelamiento político. Entonces, también sabe diferenciar entre un gobierno dictatorial y un gobierno que busca fortalecer la democracia. Otro error de Boric, en este mismo temor, fue cuando habló de la Ley de Medios, la (necesidad) de tener una ley de MC en Chile y democratizar las comunicaciones. Dijo que no era partidario de una ley de MC en Chile.

“Hoy estamos nuevamente con la posibilidad de un giro a la izquierda en el continente y esta vez no podemos fallar. Insisto. Esta vez con la gente, esta vez con certeza, esta vez sin miedo” / Archivo personal

Nuestro país tiene la mayor concentración de propiedades de MC en América Latina. Entonces la democratización es fundamental. No digo que El Mercurio (el principal diario de Chile y activo en el derrocamiento de Allende) no deba existir. Lo que vemos es que debe haber más MC que actúen con pluralidad, entreguen información veraz y garanticen el derecho a la comunicación de todas las personas. Por lo tanto, este miedo tiene que desaparecer del pueblo y también de sus gobernantes. Es un momento fundamental en América Latina. Hay elecciones en Brasil y Colombia y vemos lo que está pasando en Perú. No será fácil para los gobiernos progresistas y de izquierda. Antes vivíamos un momento en el que podíamos cambiar todo Estados Unidos y pasó. Hoy nos encontramos nuevamente con la posibilidad de un giro a la izquierda del continente y esta vez no podemos fallar. Yo insisto. Esta vez con la gente,

 

Estamos teniendo una convención y no hay televisión que transmita las sesiones para que la gente sepa lo que se está discutiendo.

 

Para enfrentar esta guerra cultural se necesita una lucha ideológica. Y para hacer esta lucha necesitamos los medios, principalmente los MCs. En Chile, ¿tienen los medios para hacer esta disputa con los grandes medios privados y monopólicos?

Si estás construyendo. Los principales medios de comunicación son la televisión y la radio. Tenemos muy buenos medios electrónicos, pero también tenemos un derecho digital muy grande. Este no puede ser el único espacio a conquistar. Es un espacio más elitista porque apunta a las personas que tienen más conocimiento, participación o seguimiento de la actualidad política. Otro medio importante son las radios. Pero tenemos una ley de la dictadura, la Ley General de Comunicaciones, que tiene una pena de prisión, secuestro de equipos y multas masivas para quien se comunique sin permiso de las autoridades. Y esto atenta contra los derechos humanos, no sólo de los comunicadores, sino también de las personas. Y eso me tocó mucho defender. Hay radios comunitarias, medios que están en esta lucha, pero es otra lucha. No cuenta con un apoyo decisivo del gobierno. Se crearon muchas radios comunitarias. En la televisión no tenemos nada. Tenemos televisores comunitarios con un alcance pequeño que se ha ampliado en parte con las redes sociales.

Los comunicadores somos conscientes de la necesidad de democratizar la comunicación, pero la gente se guía por la información de la televisión, por los poderes económicos que están detrás de los políticos. Es una gran pelea. Necesitamos una ley de MC y mejores condiciones para los medios comunitarios. También necesitamos recuperar los medios públicos. La televisión nacional se rige por la misma lógica que los canales privados.

Ahora tenemos el trabajo de la convención constituyente y no hay un canal de televisión que transmita las sesiones para que todos puedan saber lo que se está discutiendo. Temas y derechos. Es una precariedad. Por eso nosotros, comunicadores independientes y comunitarios, creamos un canal dentro de la convención, para informar a las personas y pueblos, ya que hay 17 convenciones indígenas.

Es crucial que Boric retroceda y diga que Chile necesita una ley MCS. Si conquistamos esto, conquistaremos también las garantías para que el proceso político que se inicia tenga las condiciones necesarias para lograr lo que se propone. Aquí, habrá muchos intereses para obstaculizar el trabajo del nuevo gobierno. Y los MC tienen que estar en la lucha central para defender el nuevo gobierno y la nueva Constitución.

 

Están jugando con los sueños de la gente para extraer nuestros recursos naturales

 

La gran agenda del mundo actual involucra el tema del cambio climático. Aquí en Brasil tenemos sequía en los estados del sur e inundaciones en el norte. Usted participó en un panel sobre justicia socioambiental en el Foro Social de Resistencias y presentó una denuncia sobre la forma en que operan las empresas extractivas en América Latina. ¿Cómo se lleva a cabo esta actuación?

América Latina es invadida por empresas extractivas, lo que no solo genera contaminación, sino que rompe el tejido social en los territorios donde operan estas empresas. Somos conscientes de las estrategias de estas empresas para imponer sus proyectos: la cooptación de empleados, la compra de conciencias, amenazas, persecuciones e incluso asesinatos. En Chile ahora se están aplicando estrategias muy sofisticadas basadas en el uso del lenguaje de la minería sustentable, en el deseo de participación, en los diálogos territoriales, que no se están haciendo desde el Estado – porque no hay Estado en defensa de territorios- sino por las empresas. Incluso están haciendo planificación territorial y utilizando los marcos de las Naciones Unidas, las discusiones globales sobre el cambio climático, los objetivos de desarrollo sostenible,

Hay mucho dinero invertido en profesionales, en académicos, en ONG que se prestan para implementar estas estrategias en los territorios. También están pactando con la comunidad y pasando por encima del Estado. Tenemos el ejemplo que mencionamos, con la empresa minera Barrick Gold (una multinacional canadiense) en el Valle Central, y la empresa de celulosa forestal Celco en el sur del país, donde las familias se pelean entre sí por dinero. Las empresas hacen estos acuerdos, luego les pagan a las personas que firman estos acuerdos, pero los pagos solo ocurren después de la aprobación ambiental de la empresa.

Gobierno de Piñera aprueba concesión de extracción de mineral a 20 años; Gabriel Boric dice que revisará el proyecto / Foto: Javier Torres / AFP

No es sólo el daño ambiental. Es daño social. Están jugando con los sueños de la gente para simplemente imponer la extracción de recursos. La gente siente que hay interés en escucharlos, pero lo que pasa es que están siendo engañados y el Estado está siendo reemplazado por las empresas transnacionales. En Guasco Alto, donde Barrick tenía la intención de establecerse durante más de 20 años, la comunidad pudo detener el proyecto. Nova Unión es un nuevo intento de instalar una empresa minera en el valle. Es la principal operación minera de oro, cobre, molibdeno que, de aprobarse, sería una derrota para el desarrollo sostenible. Pero no solo en el valle, donde la minera piensa instalarse, sino en toda la provincia, en la costa y en todo.

Es una provincia que tiene dos termoeléctricas -lo que en Chile se llama “zona de sacrificio”-, tiene una enorme lucha contra la ganadería a gran escala. ¿Y esta empresa, que no existe, hace un plan territorial y cómo? Reunir a 100 personas -sólo 100 personas que participaron en cuatro diálogos- en una provincia de casi 75 mil habitantes. Y con eso una empresa transnacional hace un planeamiento territorial. Eso le corresponde al Estado y eso no lo puede hacer la empresa. Y esto es reconocido como un ejemplo de relación exitosa por parte del Banco Interamericano de Desarrollo, el BID, entre empresas y comunidades. Pero es un error. Porque el Estado no está presente para garantizar los derechos de las personas. Son diálogos no normados, acuerdos que han terminado en agresión, muerte y ruptura social.

 

El fascismo y el capitalismo están entrando en nuevas formas. Porque nosotros también estamos progresando

 

Así que ten mucho cuidado. Es un aviso a todo el continente porque son experimentos a realizar próximamente en otros países de nuestra América Latina. La resistencia hoy tiene una nueva amenaza. Decimos que es una “granja de hidra”, una nueva cabeza de las amenazas que estas transnacionales representan para los recursos naturales, el patrimonio y la identidad de los pueblos. Entonces, los que defienden el territorio son apartados, estereotipados como personas que no dialogan, que solo critican y que no proponen nada. Y la empresa se presenta como la que propone, que quiere dialogar para financiar una fundación, una corporación público-privada, que se relacione con organizaciones o personas del territorio, para financiar estos pequeños sueños. Pero no entronca con la memoria histórica y la defensa histórica de los territorios.

Sigan alertas, como decíamos en las calles, está entrando el fascismo y el capitalismo, pero ahora con nuevas formas. Porque nosotros también estamos progresando. Como se estableció que el tema ambiental es central, debemos presionar a los gobiernos para que cumplan con el Acuerdo de París y utilicen todos estos instrumentos a nivel global, pero a favor de los derechos de las comunidades. 

Decir no a las empresas mineras, no a las termoeléctricas, no a las piscigranjas, no a las forestales, porque todo eso causa enormes daños. Y (las propuestas que involucran) el cambio climático ahora también vienen con soluciones falsas. Como la reforestación para capturar dióxido de carbono, que no ha demostrado ser efectiva. O el litio, que ahora está por extraerse en Chile, que Piñera sacó a licitación entregándoselo en medio de la noche a las transnacionales. Tenemos que estar alerta. Tienen todos los recursos económicos. Por eso, es necesario exigir a los gobiernos que garanticen nuestros derechos. Solo así salvaremos la Amazonía en Brasil, eliminaremos la gran minería de Chile y salvaremos nuestros mares de la contaminación.

Emelina Serbin

"Amante de los zombis. Fanático profesional del tocino. Pensador exasperantemente humilde. Aficionado a la comida. Defensor de Twitter".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.