Panel de Harvard analiza protestas en América Latina – Harvard Gazette

Una escena recurrente se ha estado desarrollando en América Latina en los últimos años. Multitudes de enojados manifestantes salieron a las calles de Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela para manifestarse contra las acciones unilaterales de la élite política, la falta de movilidad social, las violaciones de los derechos humanos, la falta de alimentos, combustible y otros artículos de primera necesidad, entre otros temas. . Los grupos a menudo se han enfrentado a fuertes reacciones de sus gobiernos.

Steven Levitsky, director del Centro David Rockefeller para Estudios Latinoamericanos, dijo que no debería ser una sorpresa. En un seminario que moderó el martes sobre “Protesta y represión en América Latina”, Levitsky explicó que la región tiene muchos de los ingredientes necesarios para un descontento social generalizado, incluidos algunos de los niveles más altos de desigualdad en el mundo y gobiernos caracterizados por un “bastante mucha” de corrupción.

“América Latina es mayoritariamente democrática, con algunas excepciones importantes”, dijo. “La gente tiene expectativas. Eligen gobiernos que prometen mejores servicios, que prometen justicia social y, a menudo, fracasan hasta el punto de crear las condiciones para la protesta”.

Levitsky señaló que las razones específicas de las protestas varían: algunas son de naturaleza antiautoritaria, otras tienen como objetivo mejorar la calidad de la democracia. Sin embargo, las respuestas de los gobiernos han sido ampliamente consistentes en toda la región.

“En muchos países, como Ecuador y Perú, se ha pedido a los militares que apoyen a la policía civil para responder a las protestas y, en ocasiones, se han desplegado para controlar la delincuencia común”, dijo Alisha Holland, profesora asociada del Ministerio de Gobierno. Los resultados son demasiado a menudo brutales y, a veces, mortales.

“La preocupación, y lo que hemos visto, es que los militares tienen un entrenamiento muy diferente y corren el riesgo de cometer abusos contra los derechos humanos cuando vigilan las protestas”, dijo. “En otros países como Chile, la policía nunca fue reformada después de la dictadura militar o, como en Colombia, los esfuerzos de reforma fueron incompletos y nunca separaron completamente a la policía de las fuerzas armadas”.

El alumno de primer grado Guillermo Mogollón proviene de Caracas, Venezuela, que ha visto olas de protestas en los últimos años. El país rico en petróleo está luchando contra la persistente escasez de combustible, los frecuentes cortes de energía y la inseguridad alimentaria desenfrenada. Mogollón dijo que Venezuela vio una ola de manifestaciones por la escasez de alimentos en 2019 que duró meses. Mogollon tenía solo 17 años en ese momento y dice que participó en un par, pero se abstuvo en gran medida de hacerlo debido a los temores de sus padres por su seguridad.

Mogollon en su mayoría logró salir del camino, pero muchos no tuvieron tanta suerte, dijo. Según el joven de 19 años, el gobierno encabezado por el presidente Nicolás Maduro trató de reprimir las protestas utilizando fuerzas militares y extraoficialmente paramilitares.

“Tienen grupos paramilitares que no están afiliados oficialmente al gobierno”, dijo. Pero “apoyan totalmente al gobierno.” Agregó que los paramilitares son vistos como mucho más peligrosos que la policía o el ejército.

En Chile, el presidente Sebastián Piñera, quien obtuvo su doctorado en economía de la Universidad de Harvard en 1976, ha respondido constantemente a las protestas en curso desplegando tanto al ejército como a una policía altamente militarizada.

“La derecha chilena ha tenido un reflejo represivo de larga data que se remonta a muchas, muchas décadas. Aunque [Piñera] proviene de un ala mucho más moderada de la derecha, el estado chileno, el ejército y la policía – el carabineros — no se reformaron radicalmente con la democratización. Este fue un policía que disparó primero, que es una de las razones por las que las protestas se profundizaron y escalaron”, explicó Levitsky.

“Hace unos años, la respuesta policial inicial a la protesta fue brutal. Está bastante arraigado en la policía chilena y también en la derecha chilena. Vimos cómo la primera reacción de Piñera a las protestas de 2019 fue hacerse una foto con los militares y explicar que de alguna manera eran infiltrados comunistas. No acuso a Piñera de pinochetista porque no lo es, [but] fue una reacción al estilo pinochetista y esa es la cultura de la derecha chilena”.

Emelina Serbin

"Amante de los zombis. Fanático profesional del tocino. Pensador exasperantemente humilde. Aficionado a la comida. Defensor de Twitter".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.