Cómo el nuevo contrato social de Boric puede tener éxito en Chile | opiniones

El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, no tiene elección. El hombre, cuya elección es probablemente el evento político más importante del país desde el referéndum de 1988 que restableció la democracia tras la dictadura de Pinochet, ha asegurado que si “Chile fue la cuna del neoliberalismo, también lo sería su grave voluntad”. Si quiere cumplir su promesa y negociar un nuevo contrato social, el presidente electo de 36 años debe abordar la reforma tributaria.

Porque en Chile, el sistema tributario es el garante de la perpetuación de las desigualdades, cuya persistencia ha alimentado las tensiones sociales hasta el punto de estallarlas en los últimos años. Quienes se jactan de los logros del modelo chileno se enfrentan a estadísticas implacables. Con el 10 por ciento más rico del país recibiendo casi el 60 por ciento de la riqueza nacional y la mitad más pobre de la población recibiendo sólo el 10 por ciento, es uno de los países más desiguales del mundo.

Esta es una evidencia de que reducir las desigualdades requiere no solo políticas redistributivas, sino también un estado capaz de financiar servicios públicos de alta calidad, especialmente atención médica y educación, que sean accesibles para la mayor cantidad posible de personas. Estos esfuerzos no son gastos que se persiguen en nombre de la austeridad, sino inversiones que son esenciales para reducir las desigualdades. En nuestro país, este motor falló.

Con ingresos fiscales del 19,3 por ciento del PBI en 2020, Chile está muy lejos del promedio de 33,5 por ciento en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el club de países ricos del que se enorgullece de ser miembro. .

Peor aún, nuestro sistema tributario es muy regresivo y depende en gran medida de los impuestos indirectos que afectan principalmente a las clases de ingresos medios y bajos, mientras que otorga un trato preferencial a las grandes corporaciones. Y la evasión fiscal pasa factura: calculamos, por ejemplo, que nuestras autoridades fiscales perdieron entre 7,5 y 7,9 puntos del PIB anualmente entre 2013 y 2018, lo que equivale a 1,5 veces el presupuesto de educación y 1,6 veces el presupuesto de salud.

Por lo tanto, el contrato fiscal debe ser reestructurado: una empresa gigantesca. Eso significa reformar el IVA y reducir significativamente las tasas para artículos de uso diario, medicamentos y libros. Pagar un 19 por ciento menos por la leche o el pan marcaría la diferencia para los hogares más pobres.

También requiere la introducción de un impuesto progresivo sobre la mayor riqueza y un impuesto sobre la gran riqueza. Menos del 0,1 por ciento de la población, los muy ricos, controlan el equivalente al producto interno bruto de Chile. Gravar su riqueza a una tasa del 2,5 por ciento generaría alrededor de $ 5 mil millones, o el 1,9 por ciento del PIB.

Finalmente, es necesario levantar ciertas exenciones que solo benefician a los grupos de altos ingresos, ya sean multinacionales o los más ricos.

Por supuesto, es de esperar un tira y afloja en el Congreso, la mitad del cual está controlado por los conservadores. Por lo tanto, la tributación debe estar en el centro de las discusiones para la nueva constitución, que será sometida a referéndum en el tercer trimestre de 2022. El texto actual, aprobado en plena dictadura de Pinochet, consagra el modelo neoliberal al enfatizar la capacidad del gobierno para reducir la desigualdad a través de los impuestos.

La constitución debe adoptar el principio de tributación progresiva con una definición clara: es decir, las tasas impositivas efectivas deben depender del nivel de ingresos o riqueza, y los ciudadanos más ricos contribuyen más. Estos principios deben, por supuesto, ser promulgados como ley por el Congreso. Pero tener ese texto en la Constitución obliga a los funcionarios electos a ser más transparentes.

Formular un principio de tributación progresiva significa permitir que una eventual mayoría popular y democrática restablezca el pacto fiscal. Esta idea fue planteada por Thomas Piketty, con quien colaboro en estos temas dentro de la Comisión Independiente para la Reforma de la Tributación Internacional de Empresas (ICRICT), durante un intercambio reciente con un grupo de representantes electos de la Convención Constitucional encargados de redactar la nueva Constitución. .

La sociedad civil ha entendido la urgencia de apoderarse de este debate primordialmente político, para no dejarlo en manos de burócratas técnicos que prefieren el statu quo. Expertos, ONG y sindicatos acaban de conformar una Red Ciudadana de Justicia Fiscal para Chile con el fin de presentar propuestas concretas a la convención constitucional.

Al escribir principios tributarios progresivos en su nueva constitución, Chile puede liderar el camino para otros países. Porque si bien es un país con casi 19 millones de habitantes, que se encuentra directamente frente a la Antártida, simboliza una tendencia mundial.

En todas partes, se han reducido las tasas marginales superiores del impuesto sobre la renta de las personas físicas y el impuesto sobre sucesiones, mientras que la mayoría ha abandonado la imposición sobre el patrimonio neto, que alguna vez estuvo relativamente extendida en los países de la OCDE. Las tasas de impuestos corporativos han caído drásticamente en todas partes, ya que las empresas se aprovechan de un sistema fiscal internacional obsoleto para ocultar sus ganancias en paraísos fiscales.

En todas partes, los ricos son aún más ricos dos años después de la pandemia. La riqueza combinada de todos los multimillonarios, valorada en 5 billones de dólares a finales de 2019, alcanzó un máximo histórico de 13,8 billones de dólares, según un informe reciente de Oxfam. El mundo ahora tiene un nuevo multimillonario cada 26 horas, mientras que 160 millones de personas han caído en la pobreza durante el mismo período.

Después de todo, la explosión de la desigualdad en todas partes coincide con la explosión del cambio climático. El 10 por ciento más rico de la población mundial emite casi el 48 por ciento de las emisiones globales, ya sea que vivan en el Norte Global o en el Sur, el 1 por ciento más rico por sí solo produce el 17 por ciento, mientras que la mitad más pobre de la población mundial es responsable de solo el 12 por ciento. .

En Chile, como en el resto del mundo, repensar el pacto fiscal y lograr que los más ricos aporten más ya no es un problema técnico. Es una cuestión política y, dada la crisis climática, una decisión existencial.

Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no reflejan necesariamente la postura editorial de Al Jazeera.

Visitación Olvera

"Geek de la cultura pop. Estudiante apasionado. Comunicador. Pensador. Evangelista web profesional".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *