Heridas de la dictadura – 01/04/2022 – Opinión

Después de 40 años de la Guerra de las Malvinas, la lucha por el archipiélago del Atlántico Sur que enfrentó a Argentina y el Reino Unido, el país vecino todavía lidia con las heridas no cicatrizadas del conflicto.

Además de la derrota en el enfrentamiento armado, un tema delicado para una nación que aún no acepta la soberanía británica sobre el archipiélago, en los últimos años se han incrementado las denuncias contra militares argentinos acusados ​​de crímenes contra sus propios comandantes que han cometido suelo.

Según los informes, se practicaron diversas formas de tortura a los soldados que se negaron a luchar, ya sea por armas y entrenamiento inseguros o por las pésimas condiciones a las que se enfrentaban las tropas en una región con temperaturas en descenso, como la falta de alimentos y refugio por debajo de los 0 °C. .

La lista de presuntos abusos lleva el sello de la barbarie. soldados atados semidesnudos a los árboles y abandonados a la intemperie; jóvenes oficiales enterrados hasta el cuello durante días sin comer. Los militares también están acusados ​​de utilizar métodos entonces utilizados en los centros clandestinos de detención de la dictadura argentina, como las descargas eléctricas.

El régimen militar instaurado en 1976 no fue en modo alguno una excepción en el panorama político sudamericano. En ese momento, por ejemplo, Brasil, Chile y Bolivia también estaban gobernados por dictaduras militares.

Con el conflicto de 1982, los generales argentinos intentaron asegurar la supervivencia de un régimen en bancarrota y avivaron el sentimiento nacionalista para unir al país. La estrategia funcionó desde el principio. Incluso la izquierda, aplastada por los militares, apoyó la trágica aventura.

Sin embargo, la abrumadora victoria británica desmoralizó a los uniformes y marcó el final del período autoritario que finalizó al año siguiente.

Desde el final del conflicto, los pocos juicios por los abusos en las Islas Malvinas han terminado sin resultados o con la absolución de los acusados. El panorama comenzó a cambiar hace unos 15 años cuando los jueces comenzaron a tratar algunos de estos casos como crímenes de lesa humanidad.

La demanda actual, que incluye alrededor de 170 denuncias, se ha estancado desde el año pasado en espera de la decisión de la Corte Suprema sobre si los crímenes atribuidos a los militares son crímenes de lesa humanidad y, por lo tanto, no están sujetos a un estatuto de limitaciones.

Una respuesta positiva permitirá a los argentinos cuestionar este momento de su historia, cuando la estupidez de la guerra se combinó con las prácticas atroces de la dictadura.

editorialis@grupofolha.com.br

Emelina Serbin

"Amante de los zombis. Fanático profesional del tocino. Pensador exasperantemente humilde. Aficionado a la comida. Defensor de Twitter".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *