Cómo un programa de intercambio cambió la vida de un educador en Wallingford

WALLINGFORD – Mientras vivía en Chile y seguía su carrera docente, Georgina Cabrera nunca imaginó que un programa de intercambio cambiaría su vida, lo que la llevó a servir a la comunidad latina local como educadora bilingüe.

Antes de conocer a Georgina, su esposa, Fred Bustos llegó a Wallingford a la edad de 18 años como estudiante de intercambio de Chile. Bustos ingresó a Sheehan High School en su último año y se convirtió en el primer y único estudiante aceptado por Joe y Maxine Snyder a través del American Field Service, un programa de intercambio.

“Le pregunté a mi hijo si estaría interesado en tener un hermano en su último año”, dijo Maxine Snyder.

vínculo familiar

Después del programa, Bustos regresó a Chile donde comenzó a salir con Cabrera, una maestra. Con el tiempo se casaron y tuvieron dos hijos, Felipe y Valentina. Pero el hecho de que el programa de intercambio terminara no significaba que el vínculo se estaba desvaneciendo. Los Snyder se mantuvieron en contacto a través de muchas cartas a Bustos.

Las conversaciones sobre regresar a los Estados Unidos comenzaron en 1995 cuando los Snyder visitaron Bustos y Cabrera en Chile. Bustos llegó a Estados Unidos en 1996. Cabrera y los niños llegaron en 1997 cuando terminó el año escolar.

“Tenía miedo cuando vine a Wallingford porque no sabía inglés”, dijo Cabrera. “Dejé todo y tuve tanta suerte de tener a mamá y papá a nuestro lado”. Se refiere a los Snyder como “mamá y papá”.

Entre Hanukkah y Navidad

Cabrera integró a su familia en los Snyders. Aunque Cabrera y Bustos son católicos y los Snyder son judíos, encontraron maneras de celebrar juntos.

“Recuerdo que era Hanukkah y Navidad, así que pensamos, ‘¿Cuál deberíamos celebrar?’ y al final ambos celebramos. Organizamos Hanukkah y Gina fue la Navidad”, dijo Joe Snyder.

Cabrera ha compartido su cultura chilena con la pareja, particularmente la comida.

“Cuando cocinamos chilena, mamá y papá siempre son los primeros en agarrar un plato”, dice Cabrera.

En 2007, la familia Snyder decidió mudarse a Carolina del Sur. Bustos y Cabrera cuidaron la casa de la pareja durante dos años y la compraron en 2009.

Ambos niños también llegaron a los Estados Unidos sin saber inglés, pero finalmente lo lograron. Su hijo, Felipe, sirvió en la Fuerza Aérea durante seis años antes de seguir una carrera en tecnología de la información. Valentina asistió a la escuela de cosmetología y ha tenido una exitosa carrera como peluquera y estilista.

Admisión de un estudiante de intercambio

En 2015, Cabrera y Bustos tomaron la decisión de hospedar a una estudiante de intercambio de México llamada Marisol Becerra. Asistió a la escuela secundaria Sheehan durante su año con ellos.

“Decidimos hacer el programa también”, dijo Cabrera. “Cuando vino, inmediatamente pensé en ella como mi propia hija. Ahora tengo dos hijas”.

Cabrera tiene fotos de los tres en su casa, incluida la familia de vacaciones.

En sus recientes vacaciones, Cabrera y su hija visitaron a Becerra y fueron a Isla Mujeres, una isla mexicana en el Caribe. Cabrera dijo que están haciendo planes para visitar a Becerra este verano.

“Este programa es una gran manera de construir conexiones y relaciones”, dijo Cabrera. “Estoy tan bendecida de haber podido conocerla”.

Carreras en la comunidad latina

Cabrera ha tenido una carrera exitosa desde que llegó a Wallingford.

Trabajó en una guardería durante ocho años y comenzó a aprender inglés. También tomó clases de inglés en Wallingford Adult Education.

Se involucró más con la comunidad hispana cuando comenzó a enseñar catecismo en Most Holy Trinity Church.

En 2005, Cabrera recibió su tarjeta verde y comenzó a trabajar en el sistema de Escuelas Públicas de Wallingford en 2006. Comenzó en la Escuela Primaria Parker Farmer como paraeducadora bilingüe de tiempo parcial. Más tarde se convirtió a tiempo completo en la Escuela Primaria Moses Y Beach.

En 2013, fue nombrada la mejor paraeducadora del estado y ganó lo que ahora se conoce como el premio Anne Marie Murphy Paraeducadora del Año.

Cabrera ahora trabaja en la Biblioteca Pública de Wallingford. Ayuda a los estudiantes de inglés los lunes y miércoles de 4 a 8 p. m.

“Ayudo a los padres a entender los documentos que se envían a casa ya que la mayoría están en inglés”, dijo Cabrera. “También hago trabajo voluntario en la comunidad española de Wallingford. Es asombroso porque la mayoría de los estudiantes con los que trabajé ahora están trabajando allí”.

Cabrera dijo que ayudar a otros a aprender inglés es importante.

“Los entiendo porque una vez estuve en sus zapatos”, dijo Cabrera. “Aprender un nuevo idioma da miedo, así que trato de hacerlo más fácil para ellos”.

Víctor Raya

"Aficionado al tocino. Gurú de Internet. Futuro ídolo adolescente. Fanático de la cerveza. Fanático extremo de la web".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *