En Brasil, los satélites están ayudando a los científicos a combatir las pérdidas en la selva amazónica

La organización sin fines de lucro MapBiomas tiene como objetivo poner fin a la “impunidad” del desmonte ilegal de tierras y responsabilizar a los responsables.

Por Fabio Teixeira

RÍO DE JANEIRO, 6 de abril (Fundación Thomson Reuters) – Un grupo de investigadores brasileños que utiliza datos satelitales para rastrear la tala ilegal tiene la misión de golpear a los responsables donde más les duele: en sus bolsillos.

El proyecto de mapeo MapBiomas trabaja con los gobiernos estatales, los fiscales e incluso el Banco do Brasil, controlado por el estado, para señalar el desmonte ilegal de tierras y responsabilizar a los responsables con consecuencias como multas, juicios y denegación de crédito.

“Estamos tratando de negar el acceso (de la deforestación) al sistema bancario”, dijo Marcos Rosa, coordinador técnico de la red, a la Fundación Thomson Reuters en una entrevista telefónica.

Brasil, que posee más de la mitad de la selva amazónica y la vasta sabana del Cerrado, está a la vanguardia de la lucha contra el calentamiento global.

Frenar la creciente deforestación en la Amazonía es vital para prevenir los efectos del cambio climático, ya que los árboles de la selva absorben grandes cantidades de dióxido de carbono que calienta el planeta.

El presidente de extrema derecha de Brasil, Jair Bolsonaro, ha debilitado las protecciones ambientales desde que llegó al poder en 2019 y la deforestación ha aumentado, dicen los expertos.

MapBiomas, una red de científicos, organizaciones sin fines de lucro, universidades y empresas de tecnología, monitorea el uso de la tierra y ayuda a identificar a los infractores de la ley mediante la publicación de mapas públicos que muestran la cubierta forestal, el uso del agua, los sitios mineros y más.

El miércoles recibió un premio de 1,5 millones de dólares de la Fundación Skoll, que apoya el cambio social y las empresas para siempre. La Fundación Skoll es un socio financiero de la Fundación Thomson Reuters para sus informes sobre economías inclusivas.

Como parte de la sociedad de MapBiomas con Banco do Brasil, el banco señala a los propietarios de tierras donde se identifica la pérdida de árboles como posibles deforestadores, dijo Rosa.

La notificación va a todas las sucursales del banco. Si el posible deforestador luego solicita un préstamo agrícola, debe proporcionar un documento que demuestre que la deforestación fue legal.

MapBiomas también proporciona datos sobre la deforestación a los fiscales federales, los ministros estatales de medio ambiente y las principales empresas brasileñas, dijo.

Algunas autoridades locales están imponiendo multas en función de los datos, mientras que otras están realizando investigaciones y procesos judiciales.

“Lo que queremos es acabar con la sensación de impunidad. Si alguien ha cortado, debe ser público y estar disponible”, dijo Rosa.

AUMENTAR LA TRANSPARENCIA

MapBiomas es colaborativo y apolítico, dijo Rosa, pero agregó que durante la presidencia de Bolsonaro, los acuerdos de asociación de la red con el gobierno federal y las agencias expiraron y no se renovaron.

“A medida que el gobierno reduce la transparencia de los datos, MapBiomas se vuelve más relevante”, dijo.

El gobierno brasileño no respondió a una solicitud de comentarios.

Muchos de los estudios del proyecto abordan problemas de alto perfil, como un incidente el año pasado cuando los barcos de extracción de oro ilegales se apoderaron de una de las principales vías fluviales del Amazonas de Brasil, el río Madeira.

A través de imágenes satelitales, MapBiomas mostró que alrededor de 150 embarcaciones estuvieron allí durante casi un mes antes de que la policía federal de Brasil lanzara una operación para desmantelarlas.

Los estudios también rastrean tendencias más grandes. El mes pasado, uno mostró cómo entre 1985 y 2020 el área cubierta por agua en Brasil cayó un 16%, un hallazgo preocupante para un país conocido por tener mucha agua.

Aunque MapBiomas es más conocido en Brasil, ejecuta proyectos similares en casi todos los países de América del Sur y en Indonesia, colaborando con científicos locales.

Los líderes del proyecto esperan extender su trabajo a Chile y proporcionar la tecnología y la capacitación para que los científicos del país comiencen a monitorear los datos terrestres.

“Para fin de año esperamos tener MapBiomas Chile”, dijo la coordinadora científica Julia Shimbo.

“Queremos ciencia colaborativa no solo dentro de la academia, sino también fuera de la academia, con el sector privado, el sector público y la sociedad civil”.

Publicaciones similares:

Abogados indígenas en Brasil se enfrentan al debilitado organismo de control de Bolsonaro

Delincuentes talan árboles alimentan ola de incendios forestales en Colombia

Las “buenas intenciones” del Pacto Forestal hacen poco por proteger la Amazonía

(Reporte de Fabio Teixeira @ffctt; Editado por Sonia Elks y Helen Popper. Dé crédito a la Fundación Thomson Reuters, el brazo caritativo de Thomson Reuters que cubre las vidas de personas en todo el mundo que luchan por ser libres o una vida justa. Visite http ://noticias.trust.org)

Nuestros estándares: Los principios de confianza de Thomson Reuters.

Víctor Raya

"Aficionado al tocino. Gurú de Internet. Futuro ídolo adolescente. Fanático de la cerveza. Fanático extremo de la web".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.