Los europeos del Este Brasil y Serbia van al Mundial en busca de triunfos pasados

De los tres rivales a los que se enfrenta Brasil en la primera fase del Mundial de Qatar, Serbia es el que tiene más posibilidades de causar problemas a la selección de Tite. Famoso por exhibir fútbol técnico, con una lista de atletas que juegan para los principales clubes de Europa, la nación se está preparando para salvar el apodo de ‘brasileños de Europa del Este’, como se les conocía en el pasado.
El apodo es antiguo, conquistado incluso cuando los serbios formaban parte de la extinta Yugoslavia, que a pesar de no haber ganado nunca un Mundial ha sido citada como una de las posibles sorpresas por la calidad de sus jugadores.
Esta característica también está presente en la selección serbia, que se ganó su lugar en la Copa del Mundo al liderar el grupo en la clasificación y vencer a Portugal, que pasó a la repesca. Una hazaña posible gracias al talento de Dusan Vlahovic, de 22 años, delantero por el que la Juventus pagó 81 millones de euros (R$ 415 millones), el más caro de la última ventana de fichajes.
El joven delantero representa la nueva generación de un equipo formado en el fútbol de ataque y la fuerza física, como los equipos de Yugoslavia.
La Copa de Qatar verá a Brasil y Serbia enfrentarse por sexta vez en una Copa del Mundo, la segunda consecutiva. Los dos equipos forman el Grupo G junto a Suiza y Camerún.
El partido tendrá lugar en la primera ronda el 24 de noviembre en el Lusail Stadium, escenario que también albergará la final de la competición el 18 de diciembre.
En la primera edición de la Copa del Mundo en Uruguay en 1930, el equipo de la región de los Balcanes en el sureste de Europa también fue el oponente de los brasileños en la primera ronda. En aquel entonces, cuando aún formaban parte de la extinta Yugoslavia, ganaron 2-1.
Fue un resultado importante que ayudó a los europeos a avanzar a la siguiente ronda mientras que Brasil quedó eliminado.
Bajo la bandera yugoslava hubo otros tres encuentros con los brasileños en Mundiales (1950, 1954 y 1974), con victoria de los de Canarinho por 2-0 en el Mundial de Brasil y dos empates en las otras ediciones.
El récord estuvo a la altura del apodo que se ganaron por la capacidad técnica de sus jugadores. Los mejores resultados de los “brasileños de Europa del Este” fueron el oro olímpico en 1960, dos vicecampeonatos en la Eurocopa (1960 y 1968) y el cuarto puesto en el Mundial de Chile 1962.
Sin embargo, Yugoslavia no pudo resistir la caída del Muro de Berlín en 1989, señal del declive del socialismo.
En 1991, Croacia, Eslovenia y Macedonia declararon su independencia, trazando el camino que seguiría Bosnia y Herzegovina al año siguiente.
En 2003 lo que quedaba de Yugoslavia tomó el nombre de las dos repúblicas restantes de Serbia y Montenegro, unión que duró hasta 2006 cuando ambas optaron por la secesión.
Para la FIFA, la selección serbia es la sucesora oficial de Yugoslavia y Serbia y Montenegro y, por lo tanto, lleva toda la historia de las Copas del Mundo. Por eso, en 2018, Brasil tuvo su revancha en el Mundial de Rusia.
En la última ronda del Grupo E, el equipo de Tite ganó 2-0, lo que no solo garantizó a Brasil en los octavos de final, sino que también eliminó al oponente: Suiza ocupó el segundo lugar.
A pesar de esa derrota, Dragan Stojkovic, de 57 años, estaba feliz de que Serbia cayera en la llave de Brasil en la Copa del Mundo en Qatar. Al menos eso intentó demostrar el técnico serbio justo después del sorteo que definió los grupos de la competición en la última jornada.
“Será un partido muy desafiante, pero me gusta jugar contra equipos grandes”, dijo el técnico. “Estoy feliz de jugar contra Brasil porque soy alguien que ama mucho el fútbol técnico. Quiero hacer eso con Serbia, jugar un fútbol hermoso, hacer que la gente lo disfrute”, dijo.
Stojkovic también era un jugador, un centrocampista muy técnico. Jugó en dos Copas del Mundo y llevó el décimo de Yugoslavia en la Copa del Mundo de 1990 en Italia. Marcó dos goles y dio dos asistencias.
En la escuadra que actualmente capitanea, el dueño de la camiseta 10 es Dusan Tadic, de 33 años, del Ajax de Holanda, equipo al que ayudó a ganar dos ligas domésticas, en 2018/19 y 2020/21, asegurando así el dominio en el fútbol holandés, con 35 torneos. trofeos
En la clasificación para el Campeonato de Europa, Tadic también fue decisivo para la clasificación de Serbia para la Copa del Mundo. Fue él quien allanó el camino para una victoria por 2-1 sobre Portugal en la última ronda en Lisboa, ya que el equipo serbio tomó el lugar directo en el Grupo A.
El delantero Aleksandar Mitrovic, de 27 años, fue otro gran nombre en la contienda decisiva, en la que también participaron Irlanda, Luxemburgo y Azerbaiyán. Fue el máximo goleador del grupo con 8 goles, dos más que Cristiano Ronaldo que marcó 6. el que cerró la cuenta en el enfrentamiento directo en el Estádio da Luz ya en la prórroga.
En la clasificación general, Mitrovic anotó menos goles que el polaco Robert Lewandowski (9), además del inglés Harry Kane y el holandés Memphis Depay, cada uno con 12.
Tadic y Mitrovic también protagonizaron el duelo entre Brasil y Serbia en el Mundial de Rusia 2018.
Dragan Stojkovic aún tiene que finalizar la lista de atletas que llevará a Qatar, pero es seguro que el equipo estará compuesto por muchos remanentes de la última Copa del Mundo, como Milinkovic-Savic de Lazio y Aleksandar Mitrovic de Fulham. Ellos son los que apoyarán a jóvenes como Vlahovic que deberían debutar en Mundiales.
La presencia de jugadores serbios en grandes clubes de Europa no es de extrañar. La actual plantilla de la selección nacional no cuenta con un jugador jugando en las selecciones de Serbia, cuyo fútbol local no vive su mayor esplendor.
En el pasado, el Estrela Vermelha, el club más grande del país, ganó la Copa de Europa de Clubes en la temporada 1990/91, precursora de la actual Liga de Campeones. Sin embargo, la liga serbia ocupa actualmente el puesto 11 en el ranking de la UEFA.

Merlín Samora

"Incapaz de escribir con los guantes de boxeo puestos. Totalmente entusiasta del alcohol. Pensador sin disculpas. Adicto a los zombis certificado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.