La política climática de Brasil está cambiando. Esto es importante para todo el planeta.

“Él lo mira con una mentalidad moderna”, dijo. “Una cosa es corregir el pasado, deshacer errores. Otra cosa es afirmar nuevas formas”.

El presidente Biden hizo del clima un pilar de su campaña, al igual que Gabriel Boric, quien se convirtió en presidente de Chile en marzo. Hace apenas unas semanas, el candidato presidencial de izquierda de Colombia votó a Gustavo Petro un activista ambiental como su compañero de fórmula. La primera vuelta de esta elección es el 29 de marzo.

Los brasileños optan por objetivos climáticos globales. En cierto modo, Brasil es sexto mayor emisor del mundo de gases de efecto invernadero. Sin embargo, lo más importante es por qué: actualmente está cortando su parte del Amazonas, la selva tropical más grande del mundo, a un ritmo que no se había visto en más de una década.

El historial ambiental de Lula es mixto. En ese entonces, su gobierno estaba presionando por nuevas políticas que frenarían severamente la deforestación en el Amazonas, incluso cuando crecían los agronegocios, incluida la carne de res. Pero pareció ignorar la necesidad de una transición energética y, en cambio, se negó a apoyar una legislación que hubiera requerido que Brasil eliminara gradualmente los combustibles fósiles.

Bajo el actual presidente Jair Bolsonaro, la protección del clima prácticamente ha sido abandonada. La reciente explosión en las tasas de deforestación que han enojado al mundo será sin duda uno de los legados más importantes de su presidencia.

Las políticas actuales de Brasil han intensificado su desafío climático. Y no solo por la carne de vacuno. La soja, el principal comercio del país, está aumentando la presión sobre el Cerrado, la vasta sabana tropical del país. Además, Brasil depende en gran medida de las exportaciones de petróleo y acero.

El ascenso al poder de Bolsonaro es ampliamente visto como una respuesta a un escándalo de corrupción multimillonario que trastornó la política brasileña hace años. Los fiscales dijeron que Lula estuvo implicado en el frente del escándalo. Pasó 580 días en prisión en relación con una condena que finalmente fue anulada.

Emelina Serbin

"Amante de los zombis. Fanático profesional del tocino. Pensador exasperantemente humilde. Aficionado a la comida. Defensor de Twitter".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.