José Andrés Murillo recordó las palabras que recibió tras denunciar los abusos de Karadima

José Andrés Murillo recordó las palabras que recibió tras denunciar los abusos de Karadima: “Quizás por tu culpa no sea un santo”

El visitante del programa culinario de CHV contará las respuestas que tuvo la congregación al admitir la realidad respecto al clérigo.
José Andrés Murillo es uno de los denunciantes de Fernando Karadima, y ​​este sábado será uno de los visitantes de “La Divina Comida”, donde recordará todo lo que encontró cuando describió los malos tratos que sufrió el clérigo.
De acuerdo con lo contado por TiempoX, así lo dijo el hombre: “Estaba sumamente frustrado con la estructura institucional, localicé la farsa de Karadima, quien según él era discípulo del padre Hurtado, pero eso no quita”. ninguna diferencia. En lo que a mí respecta, significativamente, había un fundamento inflexible fuera de la congregación, los jesuitas, lo que sea, tan o más significativo que el sentimiento”.

“Allí salí y vi todo el tema de Karadima, los jesuitas me entrenaron para agarrar el tema del mal uso, no ellos, sino que fui allá a nombrarlo, por entonces no había nombre para el tema del mal uso”, dijo. tenía sentido.

Posteriormente, el líder de la Fundación para la Confianza hablará de cómo ponderó el tema gracias a la escritura. “Estaba leyendo a un lógico francés, que discutía la equidad, diciendo que la equidad viene a nombrar y reconocer quién es la persona en cuestión y quién es el culpable, y dije ‘esto es un mal uso’. Todo estaba equivocado para mí y para esta situación. Yo fui una baja y había alguien más que era un sinvergüenza. Además, Karadima necesitaba ser una persona santa o dijo que habría sido una persona santa y todo el círculo de él, todo el poder en el que residía “.

El mensaje de la congregación

Por esta circunstancia presente, José Murillo describió sutilezas de la respuesta de la congregación de entonces: “Fui a hablar con un clérigo y me dijo ‘quizás por tu culpa Karadima no será una persona santa, por lo que te refieres’, recordó.

“Sin embargo, dije espera, me estás colocando en el lugar del sinvergüenza, cuando vengo a conversar contigo sobre el lugar de la persona en cuestión, y estás degradando los espacios para mí. Además, eso es lo que es la claridad”. , para mí el razonamiento me ayudó a explicar los espacios”, le dio sentido.

Tiempo después, encontró ayuda y comprensión en dos personas que se encontraron en una situación similar con Karadima: “Jimmy, James Hamilton, mi extraordinario compañero, mi hermano, junto a Juan Carlos, háganme saber que solo nos tenemos a nosotros mismos y nuestra experiencia, solos contra el Nuestra realidad, para nosotros no había límite de cómputo, no había punto de referencia, entonces era como sentir que había uno modesto en el techo y comenzar a golpearlo con el argumento de que me irrita, e inesperadamente comienza a abrirse y miles y millones de modestos que estaban más arriba se escondían.

Murillo prosiguió con su relato comentando que: “Sentí que la congregación habría estado sobre las personas en cuestión, generalmente pensé. Esa fue mi extraordinaria desilusión, mucho más que Karadima, porque dije cómo es Karadima”. una especie de degenerado dentro del camino de la congregación y cuando entendí que Errazuriz y Ezzati eran como cortinas de humo que me mataban, me conmovía por el piso”, admitió.

Por último, agregó que así “me arremetí con Ezzati, cuando nos reunimos con él, y le dije ‘Señor Ezzati, usted dijo que yo no había dicho mi nombre, generalmente dije mi nombre, se lo dije’. ‘ .. No, es que usted envió una carta desconocida. ‘No señor, usted sabía cuál era mi identidad, lo sabía, siempre me han educado para confesarme y usted me ha hecho parecer un mentiroso, eso no es terminado’, le dije. Lo que más me irrita es que no hayan mirado la realidad y eso no implica entereza ni valentía, era en esencia salir limpio’, cerró.

Nazario Ortega

"Pensador ávido. Friki de la comida. Adicto a los viajes. Explorador. Fanático de la cerveza. Emprendedor".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *