La constitución de Brasil es la más reformada de 11 democracias

Brasil tiene la legislatura que más ha cambiado la constitución en comparación con otras 11 democracias occidentales. Con reglas menos estrictas para enmendar la regla principal del país, la Carta Magna ya ha sido enmendada 131 veces en 34 años desde que fue promulgada. Los actuales congresistas y senadores terminarán sus mandatos en diciembre con un récord: fueron los que más cambios hicieron a la constitución desde 1988. Solo en los últimos tres años y ocho meses se han realizado 26 cambios.

En votaciones que duraron menos de un mes y con poco debate, los congresistas que buscaban la reelección en octubre modificaron la constitución para aumentar el gasto, cambiar el sistema de pensiones y otorgar beneficios a diferentes categorías. Estudio realizado por el Asesor del Senado Clay Souza e Teles en nombre del estación / transmisión muestra que a los políticos brasileños les resulta más fácil cambiar las reglas que a sus colegas de otros 11 países.

“Existe el riesgo de banalización del texto constitucional e inestabilidad jurídica que desestimulen la inversión en el país. Estos cambios convierten a la constitución en un mero papel y no en la Ley Magna”, dijo el politólogo del Insper Leandro Consentino. La calificación también es compartida por los grupos de miembros.

En Estados Unidos, por ejemplo, donde la Constitución data del siglo XVIII, los legisladores solo cambiaron el texto 27 veces en 233 años. Chile (60 desde 1980), Argentina (7 desde 1853), Alemania (60 desde 1949) y Portugal (7 desde 1978) también son más cautelosos con los cambios. La legislatura mexicana cambió su constitución 251 veces, pero en un período de 105 años. La carta data de 1917.

PENDIENTE

La explicación de que Brasil haya cambiado tanto la constitución está en preparación. Para que se apruebe una enmienda, 308 legisladores y 49 senadores deben votar en dos etapas en la Cámara y el Senado. El Congreso no necesita consultar a ningún organismo para cambiar la carta, y son los propios parlamentarios quienes promulgan los cambios. A partir de esta ley, la regla comienza a regir. El Presidente de la República no puede rechazar los cambios.

En comparación con otros 11 países democráticos, el quórum requerido para aprobar los cambios es más alto o el rito lleva más tiempo. Incluso donde solo el Congreso tiene la autoridad para enmendar la Constitución, la limitación es mayor. En Perú, se necesitan dos tercios del Congreso para aprobar una enmienda constitucional. Pero el cambio debe ser propuesto en una legislatura y aprobado en la siguiente.

En Colombia, los cambios solo se aprueban después de la aprobación por referéndum popular, y la votación se lleva a cabo en la próxima legislatura. En Alemania, la aprobación depende del Bundesrat, que está compuesto por representantes de los estados federales además del parlamento. El quórum requerido es de dos tercios de los votos. En Brasil es tres quintos.

En teoría, las normas de la constitución versan sobre temas generales como el respeto a los derechos y garantías fundamentales y la organización del Estado. En la práctica, sin embargo, la Carta de 1988 contiene varios elementos que normalmente no se clasifican como “constitucionales”. Por ejemplo, el artículo 242 estipula que el Colégio Pedro II, con sede en la ciudad de Río de Janeiro, es mantenido por la administración federal.

ASIGNACIÓN

Congresistas y senadores han decidido cambiar la constitución, aunque el camino puede ser diferente. De esta forma, es posible evitar el veto del Presidente, garantizar la seguridad jurídica e incluso tratar cuestiones que no son de su competencia sino de la Unión, los estados y las autoridades locales. Tal es el caso del piso salarial recientemente aprobado para las enfermeras. Gastar es un trabajo del poder ejecutivo, pero los políticos han hecho de la palabra una medida constitucional. Ahora el gobierno tiene que cumplir con la constitución e implementar la nueva regla.

Los cambios constitucionales realizados por la actual legislatura tocan incluso temas como la exoneración de las iglesias y las propuestas electorales del gobierno y los diputados. Este es el caso de los cambios en el tope de gasto. Desde que se introdujo el tope de gastos, el Congreso ha enmendado la constitución seis veces para eludir la regla fiscal. En 2021, se aumentó el tope para acomodar el fondo electoral y el presupuesto secreto. Este año, la última propuesta se denominó “PEC Kamikaze” y aumentó los beneficios sociales en vísperas de las elecciones.

VESTÍBULO

El vicepresidente de la Asamblea Nacional Constituyente, el exsenador Mauro Benevides, admitió que los votantes cedieron a la presión de varios grupos que entonces hacían cabildeo en Brasilia, dejando la carta de 1988 demasiado amplia. Sin embargo, señaló que esto no justifica la cantidad récord de cambios. “No se puede emprender un camino de irresponsabilidad que comprometa indebidamente el erario. Exorbitar esto no es digno de ejercer la presidencia de la diputada y senadora”, dijo.

En Brasil, la facultad de hacer propuestas de reforma de la constitución recae exclusivamente en los presidentes de la Cámara y del Senado. El diputado Arthur Lira (Progresistas-AL) impulsó cambios que agilizarán el proceso. El senador Rodrigo Pacheco (PSD-MG) llevó las propuestas directamente a votación en el pleno, saltándose el debate en las Comisiones Constitucional y Judicial.

En menos de un mes, la Sala aprobó una PEC que limita los recursos a la Corte Superior de Justicia. La PEC Kamikaze fue confirmada en el Senado al día siguiente de la presentación del informe. En la mayoría de los países, los cambios llevan años. “El resumen de la ópera es el papel de la legislatura, que ha sido provocado por una crisis principalmente política en relación a los jefes de gobierno”, dijo el analista Neuriberg Dias del Departamento Intersindical de Asesoramiento Parlamentario (DIAP).

Este año ya es el año con más cambios en la carta desde 1988, cuando el entonces presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Ulysses Guimarães, lideró la promulgación del documento. El Congreso de hoy debe responsabilizarse por Consentino. “Normalmente no culpo a Ulysses, la responsabilidad recae mucho más en nosotros que en cualquier otro lugar”.

La información proviene del periódico. El estado de Sao Paulo.

Emelina Serbin

"Amante de los zombis. Fanático profesional del tocino. Pensador exasperantemente humilde. Aficionado a la comida. Defensor de Twitter".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.