Camioneros quedan varados en frontera chileno-argentina por nieve

Cinco días después de la ventisca que azotó los Andes, el panorama en la frontera chileno-argentina sigue siendo caótico. A causa de la nieve, muchos camioneros dejaron sus vehículos en la región. Los relatos de gauchos que se refugiaron en Los Andes, Chile, y Uspallata, Argentina -en el camino que cruza los Andes entre Mendoza y Santiago- revelan la falta de perspectivas de regreso a casa.

A pesar del rescate de algunos camiones, el frío extremo y las dificultades climáticas en los Andes hacen que la remoción de vehículos sea un desafío aún mayor para las autoridades. Jonas Gozzi Radeucke, un nativo de Soledade que vive en Uspallata en Rio Grande do Sul, dice que unos 300 camiones todavía están atrapados en la nieve. “Hay muchos camiones abandonados en la nieve. Y ya no encuentran a los camioneros porque algunos ya regresaron a sus casas”, explica.

Radeucke estará fuera por casi dos semanas, el pronóstico del tiempo dice que mejorará en el transcurso de la semana. Según él, parte de la nieve que ocupaba el carril del Túnel Cristo Redentor -que conecta Argentina y Chile- ya fue removida y la vía fue desbloqueada. “Algunos lograron llegar a Los Libertadores y otros regresaron. Y en el futuro, según la información que tenemos, habrá unos 300 camiones en la nieve”, informa.

En Los Andes, dice Radeucke, no ha nevado en dos días, pero en la Cordillera el panorama es diferente, con nieve por la noche que dificulta los camiones de rescate. “Hay un camión que se desvinculó, averió, chocó, se salió de la vía, se cruzó, un auto y una camioneta. Y también hay turistas que vienen aquí y quieren ver nieve. Todo es complicado”, subraya. Jair Antunes, de 44 años, oriundo de Santo Ângelo, Rio Grande do Sul, tuvo que dejar su camioneta en medio de los Andes y regresar a Los Andes, Chile.

Antunes estaba alojado en el Parqueadero Los Libertadores y salió de Indaiatuba (SP) para llevar una carga de tractores a Santiago de Chile, donde llegó el día 7. Después de dejar el bulto, vio que el viaje de regreso se interrumpió a causa de la nieve. El lunes él y su amigo argentino Silveira Alejandro Matías lograron salvar los dos camiones.

“Condujimos por los Andes y nevó. No hubo aviso de que iba a nevar. Tuvimos que salir del camión a mitad de camino. Hace buen tiempo para salir pero hay camiones abandonados por conductores que se han ido. Los turistas que vienen de Argentina pueden bajar, pero nosotros no”, critica. El camionero Luiz Evandro Corrêa Antunes, de 35 años, también pudo refugiarse en Los Andes, a unos 50 kilómetros de donde azotó la ventisca.

El lunes, trató de ayudar a sacar el camión de otros colegas, pero la policía le impidió navegar por la Cordillera. “El lunes, cuando estuve allí, debe haber unos 350 camiones. No ha cambiado mucho allí”, dice. Señala que el gobierno de Chile no permitirá el acceso a la región hasta que se retiren los camiones con problemas mecánicos. Mientras tanto, espera a que mejore el tiempo antes de volver a Passo Fundo.

Roges Zambonel, de 28 años, nacido en Passo Fundo, logró salir de Chile y se refugió en un hotel de Mendoza, Argentina. “Estoy comprometido con los Andes. El clima era seco y “de la nada” comenzó a nevar levemente. Cuando lo vi ya estaba en medio de una nevada muy fuerte, parecía que del cielo caían muchas plumas blancas porque tanta nieve cubría todas las calles”, recuerda. El lunes logré salvar el camión.


Víctor Raya

"Aficionado al tocino. Gurú de Internet. Futuro ídolo adolescente. Fanático de la cerveza. Fanático extremo de la web".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.