Una mejor implementación y más presión pública pueden proteger los océanos de los desechos tóxicos | Noticias | Centro de conocimiento de los ODS

Si la basura se arroja lo suficientemente lejos de la tierra, se ha creído durante cientos de años que no causará daño. Esto resultó en que las personas usaran el océano como vertedero para millones de toneladas de basura cada año hasta la década de 1970. Como se explica en el último resumen de políticas de Still Only One Earth del IISD, las regulaciones han evolucionado para prevenir dicha contaminación, pero los gobiernos aún luchan por deshacerse de los desechos nucleares y el carbono capturado y el CO2 sin contaminar los océanos.

La autora Leila Mead señala que las corrientes oceánicas pueden transportar toxinas que afectan regiones alejadas de los vertederos. La acumulación de sustancias tóxicas y otros desechos en el océano puede dañar y destruir hábitats y ecosistemas, la salud de los océanos y los seres humanos, así como los medios de subsistencia y las economías. Además, los cambios en la química del océano “cierran el libro” sobre el invaluable conocimiento del océano que es vital para el futuro de la humanidad, según la oceanógrafa Sylvia Earle.

Sigue siendo un desafío conciliar la protección del clima con la protección del medio ambiente marino.

En 1972 los países participaron en la Conferencia de Estocolmo discutido sobre el vertido en el océano y visto como un tratado. Poco después, los gobiernos adoptaron el Convenio de Londres para la prevención de la contaminación por el vertido de basura y otros materiales, uno de los primeros acuerdos mundiales para proteger el medio ambiente marino de la actividad humana. La convención prohibió el vertido de desechos radiactivos de alto nivel y una enmienda de 1993 prohibió el vertido de todos los desechos nucleares en el océano.

En 1996, el Acuerdo de Londres se actualizó aún más con un protocolo que: cubre la disposición en tierra de los desechos mineros; prohíbe la incineración de desechos en el mar; y promueve la asistencia a los países en desarrollo para ayudarlos a deshacerse de los desechos adecuadamente y hacer cumplir las regulaciones. La actualización de 1996 también aplica la Enfoque de precaución. Esto significa que las medidas de prevención de daños deben tomarse incluso en ausencia de evidencia científica concluyente de los riesgos ambientales.

Estas y otras regulaciones no han eliminado el riesgo de una deposición oceánica catastrófica. En 2020, un barco con pérdida de petróleo fue hundido deliberadamente frente a la costa de Mauricio. Fue el mayor desastre ecológico en el Océano Índico, dañando los ecosistemas y las personas que dependen del turismo y la pesca.

Actualmente, el gobierno japonés planea verter 1,25 millones de toneladas de agua radiactiva contaminada de la planta de energía nuclear Fukushima Daiichi en el Océano Pacífico, ya que la capacidad de almacenamiento de la planta de energía se está volviendo escasa. El vertido podría comenzar a principios de 2023 y durar décadas. Los pescadores locales dicen que deshacerse de las aguas residuales destruirá sus medios de vida e industrias. La República de Corea, Chile y China han expresado su preocupación. La República de Corea instó a Japón a “detener de inmediato” su plan de liberar agua radiactiva en el mar, y China instó a Japón a revertir su “muy irresponsable decisión unilateral”. Mientras tanto, EE. UU. cree que el lanzamiento propuesto cumplirá con los estándares globales.

En el contexto de la aceleración del cambio climático, las tecnologías de captura y almacenamiento de carbono (CCS) se han discutido como una opción para reducir las emisiones netas de CO2, aunque pueden dañar el medio ambiente marino. El IPCC los ve como una opción a corto plazo. El protocolo del Acuerdo de Londres actualmente permite que se depositen algunos CCS bajo el lecho marino. El Consejo Asesor sobre el Cambio Global del Gobierno Alemán y el Grupo Conjunto de Expertos sobre Aspectos Científicos de la Protección del Medio Ambiente Marino han determinado que los riesgos para los ecosistemas y el medio ambiente marino no pueden evaluarse completamente con base en el enfoque de precaución. Como señala Mead, equilibrar el cambio climático con la protección del medio ambiente marino sigue siendo un desafío.

El informe concluye que “lamentablemente, la prohibición de los vertidos en el océano no es suficiente para deshacerse de ellos”, ya que los países aplican las normas internacionales y regionales de manera inconsistente. Una gestión más eficaz de los vertidos en los océanos requiere una mayor participación e implementación de estos acuerdos. Esta gobernanza también se apoya en la promoción, el activismo, la presión internacional y las campañas mediáticas que destacan los efectos de los vertidos en el medio ambiente marino. Se llama a los países que vierten con impunidad, y esto puede impulsar a los gobiernos a actuar.

La serie “Todavía una sola tierra” está siendo publicada por el IISD en el período previo al 50 aniversario de la Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Ambiente Humano (Estocolmo + 50). El informe evalúa los éxitos y los déficits de cinco décadas de política ambiental global. [Publication: The Ocean Is Not a Dumping Ground: Fifty Years of Regulating Ocean Dumping] [Still Only One Earth policy brief series]

Rockie Steve

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *