El impuesto a la herencia en Brasil es más bajo que en países como Francia, Japón y Chile

El año electoral fue favorable para intensificar las discusiones sobre cómo el sistema tributario abordaría las desigualdades.

Sin embargo, el enfoque hasta ahora solo ha estado en los impuestos federales, como con la reforma de la ley federal de impuestos. impuesto sobre la renta o la creación de un impuesto a la riqueza. Otra posibilidad es la reforma del impuesto de sucesiones, en el que Brasil un impuesto estatal.

Las herencias se gravan para redistribuir el dinero de los ricos a los pobres; para que la asignación de recursos de la sociedad no se desperdicie en personas que no son las más trabajadoras ni las más talentosas; para que las familias muy adineradas no concentren excesivamente el poder político.

Un ejemplo anecdótico aquí es el gran banquero que filtró un audio el año pasado en el que se jactaba de su intimidad y citaba los nombres de los peces gordos de la República ante una audiencia risueña. Mucho se ha dicho sobre el caso, pero poco sobre la audiencia. Fue un evento cerrado donde el multimillonario solo interactuó con los hijos de los empresarios. El nombre: Futuros líderes.

Los jóvenes pueden ser competentes, pero su destino como “futuros líderes” viene de la cuna, o mejor dicho, de la riqueza que heredarán.

Aquí gravamos poco la herencia en comparación con otros países. En el Francia y no Japón, la tasa ronda el 50%, incluso en el Chile es 25%. Quizás una de las razones sea el modelo actual, en el que hay una especie de “guerra fiscal” del impuesto de sucesiones. El estado que eleva su tasa bruscamente puede ver la herencia migrar al estado vecino.

No senado, tramitó la PEC 22, el senador Elizane Gama, que crea el cambio de oportunidad. Se reforma el impuesto de sucesiones para financiar un nuevo presupuesto (presupuesto de oportunidad). Estas serían medidas de transferencia de ingresos que se enfocan en los niños, especialmente en la primera infancia; la universalización de las guarderías; y programas de visitas domiciliarias para ayudarlos. Más crecimiento económico mañana. Las tasas oscilarían entre el 20% y el 27,5%, con un límite de exención.

Por supuesto, existe la preocupación de que la tributación excesiva de las herencias desaliente el ahorro/la inversión o provoque la fuga de capitales. Por lo tanto, estos riesgos deben sopesarse frente a las ganancias de bienestar que puede traer la recolección. El estudio de Piketty y Saez en la prestigiosa Econometrica estima que el 50% sería la tasa de mejor desempeño.

Parece mucho para un Brasil donde la tasa máxima es del 8% (en Sao Paulo, 4%). Pero antes de 1988 Brasil ya tenía una tasa del 65%. ¿Qué “líderes del futuro” queremos?

*DOCTOR EN ECONOMÍA

Emelina Serbin

"Amante de los zombis. Fanático profesional del tocino. Pensador exasperantemente humilde. Aficionado a la comida. Defensor de Twitter".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.