Por la ampliación de la estrategia de salud de la familia – 29/01/2022 – Arminio Fraga

En años electorales, es importante recordar la distinción entre política gubernamental y política estatal. La política de gobierno es la que se aplica en un mandato que se utiliza para identificar a los titulares y tiende a cambiar a medida que cambia el poder. Las políticas gubernamentales suelen ser a corto plazo y carecen de medidas de seguimiento.

La política de Estado no se identifica con los gobiernos, no se limita a mandatos, es de largo plazo. Brasil tiene políticas gubernamentales que funcionan. Un ejemplo clave es la política de APS (Atención Primaria de Salud), que atiende a más del 60% de la población en todo el país y ha demostrado ser efectiva. Se implementa a través de la ESF (Estrategia de Salud de la Familia).

La APS es responsable del primer y más importante contacto de las personas con el sistema de salud. Allí se realizan servicios como vacunación, consultas prenatales y seguimiento de pacientes con diabetes e hipertensión arterial. Además, la APS sirve como mecanismo de referencia para servicios más complejos prestados en unidades especializadas de diagnóstico y tratamiento y en hospitales.

Se basa en la medicina familiar y tiene una orientación comunitaria y territorial. De esta manera, es posible tener una mirada integral y cuidar la salud de un determinado grupo de personas en los años venideros.

El ESF aumentó el acceso de las personas a los servicios de salud y logró importantes y conocidos éxitos. La implementación del programa redujo la mortalidad materna en un 39% y la mortalidad infantil en un 36,3% entre 1996 y 2004.1.

Fue una contribución clave para que Brasil sea uno de los pocos países del mundo en alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio 4 (reducir la mortalidad infantil en dos tercios). Un estudio reciente muestra que el gasto en salud comunitaria que se enfoca principalmente en la atención primaria reduce el impacto de las recesiones económicas en la salud de la población: la recesión de 2014-2016 se asoció con 30 000 muertes adicionales, principalmente por enfermedades cardiovasculares y neoplasias.

Sin embargo, estas muertes se concentraron en comunidades con bajo gasto en atención médica. En las comunidades que gastaron más en salud, el impacto de la recesión en la mortalidad fue escaso o nulo.dos.

La cobertura de la Estrategia Salud de la Familia pasó del 5,6% de la población brasileña en 1998 al 48,7% en 2008. En 2019, el 62,7% de la población estaba cubierta3. Sin embargo, la expansión se ha estancado, dejando sin cobertura a más del 37% de la población. Desde 2017, el número de equipos de salud de la familia (alrededor de 43.000) y la cobertura de la población se han mantenido.

La primera razón del estancamiento es el presupuesto, que aún falta: El Proyecto de Ley Orgánica de Presupuesto (PLOA) presentado al Congreso Nacional para 2022 propone la asignación de R$ 25,4 mil millones para la atención primaria, que es sólo el 17% del total presupuestos de salud, una reducción real de 1,93% con respecto a la propuesta de presupuesto de 2019.

En conjunto, si se restan los fondos para combatir la pandemia, el presupuesto sanitario es similar en términos reales al de 2012, un 5% inferior al de 2019 y el más bajo de la última década4.

En segundo lugar, es difícil establecer médicos en lugares remotos. Los datos de Medical Demographics 2020 muestran que Brasil tiene un promedio de 2,4 médicos por mil habitantes, muy por debajo del promedio de los países de la OCDE (3,5) pero similar a países como Estados Unidos, Chile y Corea del Sur.

Sin embargo, el país tiene dificultades para asegurar la presencia de esos profesionales fuera de las grandes ciudades: si las capitales brasileñas tienen un promedio de 5,65 médicos por cada mil habitantes, esa relación baja a 1,49 fuera de las capitales y en el interior de las regiones del norte. y noreste en 0.54 y 0.67, respectivamente.

Si el proceso de garantizar el acceso a médicos para los brasileños del interior requiere la intervención del gobierno, entonces se necesita una política gubernamental efectiva sobre el tema. A pesar de su desproporcionada politización, el programa Mais Médicos ha contribuido decisivamente a solucionar este problema. En 2015, sus médicos representaban el 12% de la población médica total de la Región Norte.

El gobierno federal descontinuó el programa y lanzó la iniciativa “Médicos por Brasil”, que aún no se implementa en tres años. Ahora, en enero, se lanzó una convocatoria inicial de 4.700 vacantes, un número pequeño en comparación con los aproximadamente 17.000 profesionales contratados bajo el esquema Mais Médicos.

Un tercer desafío para el desarrollo de la ESF es la falta de médicos y profesionales adecuadamente preparados, como educadores deportivos, nutricionistas y fisioterapeutas. En ese sentido, la eliminación gradual del apoyo financiero a las comunidades para financiar los centros de salud familiar ampliados, el NASF, que complementaba a los equipos de salud familiar, fue un revés.

Al mismo tiempo, en diciembre, el ministerio lanzó el programa Cuida Mais, que tiene como objetivo contratar pediatras y obstetras más costosos y menos necesarios que los mencionados anteriormente.

La estrategia de salud familiar es la base de nuestro sistema de salud. El SUS sólo puede beneficiarse de una ESF ampliada y más decidida, integrada con centros universitarios y técnicos para formar recursos humanos para la salud.

Hemos enumerado algunos programas altamente efectivos que merecen atención urgente. Depende del gobierno federal si trabaja ahora o en un futuro cercano para expandir las medidas estatales en funcionamiento. El ESF está funcionando y debe cambiarse al 100 % de cobertura lo antes posible.

1 Bhalotra S, Rocha R y Soares RR (2020). ¿Puede funcionar la universalización de la salud? Evidencias de la reestructuración y expansión de los sistemas de salud en Brasil (Nº 03).

dos Hone T, Mirelman AJ, Rasella D, Paes-Sousa R, Barreto ML, Rocha R y Millett C (2019). Impacto de la recesión económica e impacto del gasto en salud y protección social en la mortalidad adulta: un análisis longitudinal de 5565 brasileños comunidades. The Lancet Global Health, 7(11), e1575-e1583.

3 Rocha R, Mrejen M y Coube M (2020). Un Decreto para las Carreteras y la Carretera de la Salud en Brasil (Nº 013). Instituto de Estudios de Políticas de Salud.

4 Faria, M., Nobre, V., Tasca, R. y A. Aguillar. (2021). La propuesta de presupuesto de salud 2022. Boletín Técnico N° 23. IEPS: São Paulo.

Nazario Ortega

"Pensador ávido. Friki de la comida. Adicto a los viajes. Explorador. Fanático de la cerveza. Emprendedor".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.