Bordes lisos extremos en Chile buscando voces en el medio

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Chile comienza hoy en la última semana de la campaña electoral. Candidatos radicales de derecha e izquierda intentan ganarse a los indecisos.

Los dos candidatos políticos extremistas que luchan por la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Chile, José Antonio Kast (derecha) y Gabriel Boric (izquierda), alinean sus puntos de vista. Moderaron los programas electorales y camuflaron la radicalidad de las palabras, porque el próximo domingo los votantes del centro decidirán quién será el próximo presidente de Chile.

Kast, un candidato de extrema derecha, presentó la semana pasada un nuevo manifiesto electoral. “Dijimos que no estaba escrito en piedra”, explicó el concursante republicano. El abogado de 55 años, ganador de la primera vuelta con el 27,9% de los votos, revisó la versión original del programa y suavizó algunas de las propuestas más criticadas. Se siguieron las sugerencias de los partidos y líderes de centroderecha y derecha liberal que respaldaron a Kast después de la primera vuelta.

Sobre la inmigración ilegal, el candidato se apega a las propuestas de crear un desnivel en la frontera con Bolivia por donde caminan los migrantes, en su mayoría venezolanos, desde finales de 2020, y un “campamento militar temporal en el Colchane”, epicentro de la crisis migratoria. en Chile.

El columnista del Washington Post, Anthony Faiola, reconoce una dinámica política interna diferente y reconoce que “las guerras culturales que impulsaron a Kast a la carrera presidencial chilena son similares a los temas que llevaron a Trump a la Casa Blanca”. Según el analista, el candidato de extrema derecha respaldó con fuerza a la policía contra las denuncias de la izquierda sobre el uso excesivo de la fuerza y ​​satanizó a miles de migrantes que buscan una vida mejor en Chile.

“Las propuestas de Kast de cerrar las fronteras de Chile a los ‘inmigrantes ilegales’ y cavar un foso para mantenerlos fuera han sido recibidas con entusiasmo por los votantes nacionalistas que culpan a estos inmigrantes económicos del aumento de la pobreza y el crimen”, escribió el escritor chileno – estadounidense Ariel Dorfman. , en el diario Los Ángeles Times.

Los resultados de la primera votación del 21 de noviembre también obligaron a Gabriel Boric, un ex estudiante activista de 35 años, a buscar apoyo en otros sectores más progresistas. “Queremos hacer los cambios con calma y paso a paso”, dijo el candidato de izquierda, que obtuvo el 25,8 por ciento de los votos en la primera vuelta.

un mal consejero
Boric ha sido criticado por la naturaleza radical de los cambios que propone para el programa y ahora es más moderado. Reclutó a economistas clave de centroizquierda y buscó el apoyo de los sectores que componían la extinta Concertación que gobernó Chile entre 1990 y 2010.

En una de las muchas paradojas de la política chilena, fueron los líderes y los partidos moderados de la Concertación quienes dieron la bienvenida a Boric en este punto, a pesar de la ambición del izquierdista Frente Amplio de reemplazar a esa generación para siempre. “Hoy sé que la arrogancia generacional es mala consejera, que no hay virtud en la juventud sola”, escribió Boric en una modesta carta a los demócrata cristianos, que ahora apoyan al candidato de izquierda en la segunda vuelta.

Conocidas personalidades como Izkia Siches, quien fue muy querida por la población por su labor durante la pandemia como Presidenta del Consejo Médico Nacional, también expresaron su apoyo a Boric.

Kast respondió presentando a uno de los rostros más populares del actual gobierno, Paula Daza, Secretaria de Estado de Salud durante la crisis sanitaria.

Borisch delantero

Nazario Ortega

"Pensador ávido. Friki de la comida. Adicto a los viajes. Explorador. Fanático de la cerveza. Emprendedor".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *