“‘No’ a la nueva constitución es una tragedia política en Chile” – 09/05/2022

“‘No’ a la nueva constitución es una tragedia política en Chile” – Para un profesional, el rechazo a la propuesta de constitución es el resultado de un proceso viciado que tuvo poco diálogo con la sociedad y mucha desinformación. “La constitución chilena pasaría a la historia como la más progresista.” En unas históricas elecciones de este domingo (4 de septiembre), Chile rechazó con una abrumadora mayoría del 61,9% la propuesta de texto constitucional que pretendía sustituir a la actual Carta Magna, proclamada en 1980 y heredero de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Es el resultado de un proceso que comenzó en octubre de 2019 cuando decenas de miles de chilenos salieron a las calles para manifestar su descontento con el gobierno y las condiciones de vida en el país. El movimiento condujo a un referéndum un año después en el que el 78,3% votó a favor de redactar una nueva constitución y el 79% apoyó la creación de una Asamblea Constituyente con ese fin.

Aunque ya se esperaba el rechazo del texto -las encuestas de opinión apuntaban a una preferencia por el “no”-, la cifra -7,8 millones- sorprendió a la experta en procesos constitucionales Ester Rizzi, que ha seguido de cerca el caso chileno y habló con DW desde Santiago de Brasil.

Rizzi, profesora de gestión de políticas públicas en la Facultad de Artes, Ciencias y Humanidades de la Universidad de São Paulo (EACH-USP), atribuye la derrota -en sus palabras, una “resaca” y una “tragedia política”- a una proceso que condujo a una construcción viciada de legitimidad provocada por un cronograma de trabajo apretado y la falta de votaciones interinas que le dieran mayor apoyo popular al texto.

“La sola idea de un referéndum final ya dificulta la aprobación del texto. Es difícil que guste en su totalidad y en sus detalles”, señala.

Sin embargo, discrepa de que el rechazo público al texto sea una señal de que la izquierda chilena está desligada de la realidad. “El quórum de aprobación fue muy alto, hubo negociaciones para aprobar los textos”, dice.

Entusiasmado con la constitución propuesta, Rizzi también apunta a las campañas de desinformación y los dos años entre las protestas y la presentación del texto como otros factores que pueden haber llevado al rechazo.

A su juicio, se avecinan días difíciles para el presidente Gabriel Boric. “Se invirtió mucha energía política en este proceso, que de alguna manera se perdió”, lamenta. “El proceso ha vuelto al principio. Ni siquiera es seguro que habrá una nueva constitución”.

DW Brasil: ¿Es sorprendente el resultado de la votación constitucional o ya se esperaba?

Ester Rizzi: Sorprende el margen, quizás más que el resultado. 61,9% en contra, histórica votación en la mayor elección de Chile [diferentemente de votações anteriores, desta vez o comparecimento às urnas era obrigatório].

El resultado no es precisamente una sorpresa. Uno tenía la impresión de que la “aprobación” aumentaba con la posibilidad de pasar. Aunque las encuestas desde mayo han apuntado a la victoria de Tailings, hubo un buen comienzo allí. Y ese rango se estaba reduciendo, así que tenía esperanza.

¿No sería eso un indicio de que la izquierda podría ser un poco irreal?

La izquierda en Chile son varios grupos. Son controvertidos, tienen muchos matices. Sería injusto decir eso. pienso [o resultado] tiene que ver con que ese texto constitucional no fue legitimado en todo el proceso. Y hay razones de diseño institucional para ello. Incluso la idea de un referéndum final dificulta la aprobación del texto. Es difícil gustar en su totalidad y en sus detalles.

La constitución de la Convención preveía una votación interina para tratar asuntos que no habían recibido dos tercios de los votos, lo que constituía el quórum para la aprobación, sino tres quintos. Hubiera sido una buena idea porque alimenta el debate y aumenta la legitimidad. Pero querían cumplir con el plazo de un año estipulado en el acuerdo de 2019, por lo que no hubo tiempo para este referéndum interino.

Como el quórum de aprobación era muy alto, se llevaron a cabo negociaciones para aprobar los textos. La propuesta no está desligada de la realidad, pero faltaba el establecimiento de procesos de legitimación.

En un país donde casi el 80% de la población votó por una nueva constitución, ¿por qué la propuesta fue rechazada por mayoría?

El paso del tiempo puede haber enfriado este impulso. El proceso de la Convención Constituyente también fue muy egoísta, llevaron un proceso, quizás muy disciplinado y poco político, con poco diálogo con la sociedad.

Hay muchas cosas bonitas en el texto, empezando por llamar a Chile un estado democrático social constitucional, paridad de género, derechos sociales, derecho a la salud, educación, bienestar social, ayuda, protección del medio ambiente.

No culparía al texto. Es bastante democrático, pero se ha creado una narrativa sobre la relación con las dictaduras de izquierda. Había una confusión con un autoritarismo que no era el de Pinochet. Se decía que el país se convertiría en una Chilenzuela [alusão à Venezuela]. De alguna manera lograron vincular esta nueva constitución a un proceso autoritario, incluido el uso de la estética del “no” para hacer campaña por el referéndum de 1988 que puso fin al gobierno de Pinochet.

También existía la sensación de que la constitución estaba dividiendo a la gente y poniendo en peligro la unidad de Chile. Otra idea que ha calado es que esta convención constitucional era incompetente. El mensaje de la campaña, en cambio, no era “No queremos una nueva constitución”, sino “Esta constitución no nos pertenece”. No es una contradicción.

¿Qué significa el resultado de hoy para la sociedad chilena?

Creo que es una tragedia política. Pone al gobierno bórico ya Chile en una situación muy difícil. Se ha invertido mucha energía política en este proceso, que de alguna manera se pierde.

La constitución de Chile pasaría a la historia como la más progresista, la primera del mundo en establecer la igualdad de género. Tendría una forma de cambiar la vida de las personas. Lo que tendrán al día siguiente es una gran resaca de un proceso que tomó mucha energía y fracasó, ¿verdad? Es quizás una resaca similar a la que tuvo una parte de la sociedad brasileña después de la elección de Bolsonaro. Son escenarios de incomprensión de esta distancia política.

¿Crees que hubo mucha desinformación en esta campaña y tuvo impacto en la población?

Sí, de hecho. La campaña, por otro lado, estaba muy descentralizada desde la perspectiva de la producción de contenido, por lo que tenía de todo. Y tenía tres veces el dinero de la campaña de aprobación.

Esta forma de llamar a Chilenzuela, refiriéndose a los regímenes autoritarios de izquierda, distaba mucho de lo que se sugiere en el texto. Dijeron que esta constitución dividiría políticamente a Chile al hacer que la gente discuta sobre política, pero también sobre el reconocimiento de las tierras y culturas indígenas.

Hay un artículo que dice que es derecho de la mujer tener un embarazo sano o interrumpirlo, pero el texto no menciona el número de semanas, esto se definiría en una ley complementaria. Luego dijeron que la Constitución defiende que se puede abortar hasta por nueve meses, lo cual es bizarro porque no lo dice. Es desinformación, interpretación malintencionada, tergiversada y absurda de un texto legal.

De todas las donaciones privadas a la campaña del referéndum registradas por el servicio electoral, el 90% provino de opositores al proyecto. ¿Ahí?

Creo que la constitución ha perturbado las posiciones económicas privilegiadas de Chile. Las clases altas estaban preocupadas, simplemente no sé si les molestaba lo que decían que les molestaba. Tenía camuflaje. Porque Chile se convierte en un estado social democrático de derecho, garante de los derechos sociales que consagra los temas laborales en la constitución, cambia el gasto y el rol del estado en la sociedad, cambiando profundamente el paradigma neoliberal. Y eso no salió mucho en el debate, en las campañas. Lo que salió fue la plurinacionalidad, el Senado, cuestiones morales en torno al aborto. No se abordó el tema de los derechos sociales, creo que tácticamente, porque sería más difícil ganar votos. Detrás de todo este financiamiento hay una idea diferente de lo que debe hacer el Estado en la sociedad, junto con la pérdida de privilegios como el poder económico.

¿Qué debe venir ahora?

Boric dice que habrá una nueva constitución; que el referéndum de 2020, en el que el 78% de los chilenos dijo que quiere una nueva constitución, es un símbolo muy claro de que la constitución de 1980 está muerta. Seguirá vigente mientras no haya otra, pero haya voluntad política. Solo hay un pequeño problema: para hacer un proceso constitucional, se necesita una enmienda constitucional. Esto requiere un quórum de dos tercios en el Congreso actual. Creo que va a ser difícil. Tiene un reto político que superar en los próximos días y meses, que es poner en marcha este nuevo proceso constituyente, mantener el gobierno en marcha y no ir demasiado lejos con el derecho al muro.

Por otro lado, si la campaña no negara el deseo de la gente de una nueva constitución, ¿no estaría también la oposición bajo alguna presión para sentarse con Boric en la mesa de negociaciones?

Quien tiene prisa por iniciar un proceso es Boric. La derecha ha ganado legitimidad, quiere usar este tiempo y usará esta victoria como moneda de cambio. No estoy seguro si la oposición realmente quiere una nueva constitución. Creo que fue una buena táctica de marketing, sobre todo porque la derecha más radical, que defendió el rechazo en el referéndum de octubre de 2020, ahora financió esta campaña y no entró en el debate público. Creo que es más un discurso que un compromiso político.

También hay un tema de legitimidad con la constitución de 1980, pero creo que cobrarán caro la reanudación de ese proceso. Probablemente no habrá tantos escaños para indígenas –hubo 17 en esta convención– ni la posibilidad de participación independiente, por ejemplo. Entonces, si hay otra circunscripción, es probable que solo participen las personas asociadas con los partidos.

Fue una suma de diseños institucionales lo que hizo posible esta composición. Esta situación ya no existirá. Creo que la oposición hará demandas de quórum procesal que probablemente cambien el resultado o garanticen mejor el equilibrio de poder dentro de la convención a los conservadores, y quizás hagan demandas al gobierno.

Me parece que es un camino difícil. No es imposible, pero creo que será una negociación política difícil y con costos muy altos para el gobierno bórico.

¿Qué puntos de este texto cree que deberían conservarse en una nueva propuesta?

Nada está garantizado. El proceso comienza de nuevo. Esta constitución, tal como está hecha, ha sido completamente rechazada y se abre un nuevo proceso político. Ni siquiera es seguro que habrá una nueva constitución.
Autor: Rayanne Azevedo

Emelina Serbin

"Amante de los zombis. Fanático profesional del tocino. Pensador exasperantemente humilde. Aficionado a la comida. Defensor de Twitter".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.